DISEÑO CURRICULAR DEL SISTEMA EDUCATIVO BOLIVARIANO

DISEÑO CURRICULAR DEL SISTEMA EDUCATIVO BOLIVARIANO

Desde 1999 se viene hablando del currículo bolivariano y de una llamada Constituyente Educativa en los cuales sólo han participado los docentes y estudiantes de Educación pertenecientes a los movimientos políticos asociados al gobierno.

Desde septiembre de 2007 aparecen avances del documento titulado: Diseño Curricular del Sistema Educativo Bolivariano, que intenta definir las bases del sistema educativo venezolano; y los planes de estudio y programas de cada subsistema. Lo llaman “Bolivariano” lo que da lugar a un grave error motivado quizás por la imperiosa necesidad del gobierno de ser más venezolano que el resto de la población y de ser más auténtico que los sistemas educativos del resto del mundo. Antes lo escépticos, lo veíamos como algo muy lejano, pero actualmente es nuestra triste realidad.

Fortalezas

En este diseño curricular se pueden identificar cambios que le están  imprimiendo un cambio importante a la educación venezolana. Se pueden numerar:
1.       La puesta en marcha de  un sistema educativo integral desde maternal hasta el último año de secundaria, que es un trabajo muy complejo que nunca ha podido concretarse.
2.       La incorporación de las tecnologías de información y comunicación como un eje integrador del currículo que le imprimiría al sistema educativo una dosis de modernidad y desarrollo importante.
3.       El aprendizaje de un idioma extranjero desde cuarto grado.
4.       El estudio de las leyes a lo largo de cada subsistema para profundizar en los valores relacionados con los derechos humanos
5.       Y por último la inclusión de información relacionada con las organizaciones internacionales de las cuales Venezuela es miembro.

Debilidades

Es una propuesta inconclusa, excluyente, creada a la medida del gobierno de turno, militarista, coincidente con el discurso y la manera de entender el mundo del actual Presidente de la República. Dice que “es el producto del trabajo en equipo” sin nombrar a sus integrantes. Comenta los esfuerzos colectivos de docentes, estudiantes, profesores universitarios, comunidades educativas y organizaciones populares pero no se determinan. Al omitir los nombres de los creadores se comete un grave error dado que en los documentos públicos hay responsables y, por lo general, los creadores de este tipo de propuestas son partidarios de la discusión y la confrontación; demuestran su talento y su sólida formación; están conscientes de las debilidades del documento creado y de la necesidad de hacer las revisiones que fueran necesarias para enriquecer el trabajo.
Es un documento consignatario, desordenado, lleno de declaraciones sin fundamentos, que se aleja de lo que los especialistas llaman “currículo escolar”, y que no responde a las normas elementales del currículo. Cualquier documento con pretensiones de ser reconocido como un diseño curricular sigue la estructura mínima propuesta para estos casos: antecedentes, en los cuales se plasma la situación educativa que se vive en el momento y las razones que justifican la creación de un nuevo sistema, incluyendo las versiones de currículo que le anteceden; fundamentos teóricos que incluyen las corrientes curriculares filosóficas, psicológicas, sociológicas, epistemológicas y legales que sirven de base al diseño, las cuales garantizan la coherencia en los planes y programas de estudio; perfil del alumno y alumna y perfil del docente; programas de apoyo que garanticen el éxito escolar (planta física, recursos bibliográficos, alimentación, uniformes, etc.); tendencias didácticas, enfoques de la planificación y de la evaluación; y planes y programas de estudio.

Antecedentes
Se declara a éste como el primer currículo creado en Venezuela, desconociendo los ocho currículos anteriores (desde 1913 hasta nuestros días) y hace alusión a “los grandes males” que ocasionó al país la reforma vigente, aprobada en 1997, alegando de manera declarativa (sin sustento de investigaciones) que se fortalecieron los valores propios del capitalismo, el individualismo, la intolerancia, el consumismo y la competencia feroz; y que promovió la privatización de la educación, aumentó los niveles de exclusión social, desconoció a los pueblos indígenas y a las comunidades en condiciones vulnerables, y que se evidenció un currículo descontextualizado signado por el paradigma cognitivista que favoreció la fragmentación del conocimiento.

Por otro lado, esta propuesta no responde a ninguna de las tendencias curriculares que se manejan a escala mundial. Podría decirse que es verdaderamente endógeno, que es una innovación en la cual la fundamentación es sustituida por unas simples orientaciones que no proporcionan suficiente información sobre las bases teóricas que sustentan al modelo desde la perspectiva filosófica, sociológica, psicológica o pedagógica. La inexistencia de fundamentos causa graves problemas en el “plan de estudios y los programas propuestos”. Otro problema no resuelto es la falta de claridad en cuanto al propósito, los fines y los medios para resolver los problemas educativos persistentes en el sistema.

La ausencia de una fundamentación psicológica en el modelo propuesto trae como consecuencia la inclusión de contenidos en los programas de estudio que son extemporáneos para el grado sugerido. Desde la perspectiva filosófica se hace alusión a intenciones para las cuales tampoco se presentan bases teóricas.

Se pretende la refundación de la República a partir de algunos valores universales allí expresados, pero no se evidencia ninguna referencia bibliográfica de naturaleza filosófica o sociológica en las llamadas orientaciones teóricas que dé luces sobre el tipo de república que se pretende fundar. “La nueva república”, “la participación protagónica y responsable”, “la formación con ideas revolucionarias”, “conocedor de la nueva geometría territorial” son sólo declaraciones que se hacen en el documento, lo cual conduce a pensar que su propósito es adoctrinar para un modelo de país que aún no conocemos, más que formar en un modelo educativo abierto, flexible y democrático.

Los cuatro pilares de la educación: ser, conocer, hacer y convivir, propuestos por la UNESCO en el informe de la Comisión Internacional sobre la Educación del Siglo XXI, presidida por Jacques Delors (1996), son sustituidos por cuatro nuevos pilares, a partir de los aportes “de diversas organizaciones vinculadas a la educación a nivel nacional e internacional y de los postulados del pensamiento zamorano”:

Aprender a crear surgido de la frase inventamos o erramos pronunciada por Simón Rodríguez. La intención es promover la formación del nuevo con autonomía creadora, transformadora y con ideas revolucionarias.
Aprender a convivir y a participar tiene su sustento filosófico en el pensamiento de Freire: el hombre no podrá ejercer su derecho a la participación a menos que haya salido de la calamitosa situación en que las desigualdades del subdesarrollo le ha sometido.
Aprender a valorar a partir del pensamiento de Simón Bolívar “Renovemos la idea de un pueblo que no sólo quería ser libre, sino virtuoso”. Significa tomar conciencia de la importancia de las acciones colectivas y desarrollar habilidades para caracterizar, razonar, discernir, dialogar y mediar, desde una ética social.
Aprender a reflexionar a partir del pensamiento martiniano: “La unidad de lo sensible y lo racional es un método para depositar la creatividad, la independencia intelectual, la inteligencia”.

Estos nuevos pilares, de creación autóctona y sin un proceso de investigación y seguimiento que avale su eficacia en el aprendizaje para toda la vida, no son acompañados por una teoría pedagógica a partir de la cual se puedan inducir alternativas lógicas para su sistematización en el aula. Es importante recordar que la comisión coordinada por Delors estima que “en cualquier sistema de enseñanza estructurado, cada uno de esos cuatro pilares del conocimiento (ser, conocer, hacer y convivir) debe recibir una atención equivalente a fin de que la educación sea para el humano, en su calidad de persona y de miembro de la sociedad, una experiencia global y que dure. Esta propuesta no responde a ninguna de las tendencias curriculares que se manejan a escala mundial.


Bibliografía

ODREMAN TORRES, Norma. Problemas de la Educación en Venezuela: Las demandas de la sociedad y las ofertas del sistema educativo. Letras. [Online]. 2006, vol.48, no.73

Comentarios

  1. El curriculo bolivariano, es el producto no precisamente de las necesidades que se requieren en el contexto educativo, sino que responde a las propuestas que se enmarcan en el famoso II Plan socialista de la nación..Por ello, es que la consulta no fue llevada a todos, sino como dices tu amiga, se la dieron aquellos que simpatizan con las lineas partidistas del oficialismo. Actualmente, estan llamando al personal docente a proponer alternativas y plantear las necesidades educativas para incluirlas en ese plan, cuando ya el mismo practicamente esta hecho,y pretenden presentarlo en el mes de enero... me parece hasta una falta de respeto, porque estas consultas las hacen como cortina de humo, pura apariencia, realmente no creo que a estas alturas del mes de noviembre esten pidiendo participacion a nivel nacional, cuando lo piensan llevar a discusion en enero próximo, todo es improvisado, y eso es lo que nos esta empujando al abismo, con una situación educativa enuvuelta de grandes deficiencias..Pero igual, no debemos desmayar y sigamos trabajando por nuestros muchachos, y sobre todo mantener y defender los verdaderos principios de la educación, por nuestros hijos y por los hijos de Venezuela... Saludos

    ResponderEliminar
  2. Se*ora por su Dios ... Hubo una comnstituyente educativa, si para esa epocano tenias conciencia de donde estabas ya eso es proble de tu concepcion del mundo ..

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

TEORÍAS Y FUNDAMENTOS DEL CURRÍCULO. GENERALIDADES.

EL CURRÍCULO EDUCATIVO Y LAS TENDENCIAS CURRICULARES