Tendencias curriculares


La globalización de la educación, va concatenada a los cambios constantes en los distintos ámbitos, permeando transformaciones enmarcadas en las nuevas tecnologías así como en las demandas sociales y científicas de una nación, lo que permite visualizar que la educación es la vía hacia el desarrollo personal y social dentro de los sistemas educativos. En el marco de este tejido socio político y cultural, el conocimiento se convierte en un elemento fundamental, el cual se encuentra en las capacidades de los individuos, que a medida que va surgiendo el desarrollo y  las  innovaciones  tecnológicas, éste va cambiando, renovándose y actualizándose en función de los diferentes contextos sociales.

En este sentido, Ferguson (2003), explica que en la postmodernidad,  para el desarrollo de la educación, la visión debe centrarse en nuevos currículos, en la aplicación de herramientas didácticas y tecnológicas, en la calidad formativa del docente innovador, lo que hará posible la competitividad en la esfera del conocimiento orientada hacia el bienestar social por medio de la educación, constituyéndose esto como la base primordial de modernización y desarrollo dentro de los sistemas educativos, en consecuencia, el Estado debe invertir en todo lo que concierne a Educación, Ciencia y Tecnología, de lo contrario, las naciones pueden estancarse, convirtiéndose en países dependientes y marginados, donde la educación dejará de cumplir su función social.

Por ello, hay que enfatizar que los cambios curriculares, señalen hacia la formación de los nuevos ciudadanos, enfocada bajo la perspectiva de personas conscientes, comprometidas y responsables tanto con el Estado como con la verdadera realidad social, capaces de trabajar en función de intereses colectivos y no individualistas, aunque esos intereses colectivos, deben generarse de los intereses particulares, basados en las necesidades de las regiones, localidades, instituciones y hasta de los mismos actores educativos. Por ende, la importancia de una participación activa y efectiva  de todos los representantes del hecho educativo en las transformaciones curriculares, permitirá a las mismas  orientar y apoyar  los esfuerzos que se hacen desde los distintos sectores que avalan el desarrollo científico y tecnológico, en miras de mejorar la calidad del sistema educativo, considerando que el futuro de la Educación debe enmarcarse en lineamientos y teorías curriculares acordes a los contextos actuales de la sociedad, que las mismas ofrezcan alternativas para una buena formación y educación dirigida hacia la humanización del proceso, y así lograr la inclusión de todos en la sociedad.

Al respecto, Mora (2005), expone que las teorías en las cuales  se han de fundamentar los currículos, deben plantear el conocimiento en torno a los problemas específicos de la educación y del mismo proceso de formación, tales como las competencias laborales, sociales, afectivas, ciudadanas, así como las estrategias pertinentes que conlleven a la construcción de un eficiente proceso educativo.

En este sentido, el mismo autor (Mora) plantea dos pilares fundamentales para una Teoría Curricular Especializada, ellos son: El Contexto y las Relaciones Sociales. El primero,  lo considera determinante, porque dice que la teoría le imputa una conducta racional regida por la comprensión y explicación, y en este aspecto, es necesario considerar todos los factores que inciden de alguna manera en el contexto educativo nacional, tomando en cuenta las particularidades de cada región, concatenadas a la realidad social, de este modo, se podrá lograr una idónea transformación educativa.

En relación al segundo pilar, las Relaciones Sociales, van enlazadas con el contexto, reflexionando en  la toma de decisiones, los procesos formativos y contextos particulares pero interdependientes, logrando la coherencia, sobre todo en ese proceso de formación, el cual ha de responder al por qué de formar y para qué tipo de sociedad. Para ello,  Mora (ob.cit),  explica que una teoría pedagógica, didáctica o curricular ha de ser  alternativas que conlleven a “formar en y para la vida”.

Por lo descrito anteriormente, se piensa que en función de las tendencias curriculares, las teorías que apoyan este campo,  deben ser visionarias del mundo, tomando en cuenta tanto la retrospección y prospección de la educación, donde se incluya la función de las instituciones educativas en todos los niveles, así como proponer un papel de relevancia a los actores del hecho educativo como factores sociales, que de una u otra forma, coadyuven a los procesos curriculares históricos pero contextualizados.

Ahora bien, en relación con las tendencias curriculares, no se puede obviar la aspiración que se desea llegar con los cambios en los currículos.  Al respecto, Kemmis (1993), propone lo siguiente:


-          Actualización, Visión prospectiva.

-          Claridad en el perfil del futuro egresado, respondiendo a las tendencias del contexto.

-          Fortalecimiento de la identidad institucional y de los principios que debe regir la formación docente.

-          Optimización y mejor uso de los recursos humanos y tecnoógicos.

-          Trayecto seguro de un diseño curricular a otro.

Como se puede observar, lo planteado por Kemmis coincide con lo expresado por Mora en párrafos anteriores, donde tanto el contexto como las relaciones sociales, enmarcan en cierto modo,  la necesidad de una visión prospectiva, basada en las necesidades del contexto, no solo referente al proceso de formación de los estudiantes, sino también de quienes tienen la responsabilidad de formar a otros, aquí, la toma de decisiones es de gran relevancia, la cual debe surgir de un consenso social pertinente, porque entre todos esos actores, es que realmente se puede trabajar en pro de la calidad educativa, enlazada con una sólida estructura del sistema educativo, auspiciado por currículos pertinentes, que respondan a las necesidades de una sociedad con apetencia de conocimientos, innovaciones, que vaya paralela a las nuevas tecnologías y desarrollo universal.



Referencias Bibliográficas.


Ferguson, A. (2003), Cambio de Paradigma, Complejidad y Educación: Breves Comentarios para fundamentar un debate.  Revista Actualidad Contable FACES. Año 6 N° 6. Mérida. Venezuela.


Kemmis, S. (2003). El Curriculo más allá de la Teoría de la reproducción. Ediciones Morata. Madrid.

Mora, R. (2005). Tendencias Curriculares: Balance y Perspectivas. Revista Electrónica de Educación, Formación y Pedagogía (on line) ISSN: 1794-9947 Ed: Instituto de Postgrado e Instituto de Investigación, Universidad Simón Bolívar. Colombia.

Comentarios

Entradas populares de este blog

TEORÍAS Y FUNDAMENTOS DEL CURRÍCULO. GENERALIDADES.

EL CURRÍCULO EDUCATIVO Y LAS TENDENCIAS CURRICULARES

DISEÑO CURRICULAR DEL SISTEMA EDUCATIVO BOLIVARIANO