lunes, 10 de diciembre de 2012

Transformación de la modalidad de Educación Especial, ¿Responde a la verdadera tendencia curricular en el contexto Educativo Venezolano?


En el marco del contexto educativo, se encuentra la Educación Especial, la cual hace alusión a la atención educativa de los alumnos con algún tipo de compromiso que los hace llamar especiales. La Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad auspiciada por la ONU (2006),  que entró en vigencia a partir del 2008, es el documento jurídico más reciente que apoya la educación de los niños con discapacidad o necesidades especiales. Atribuyendo a ellos y a su familia, un derecho humano y social que los involucra como seres en igualdad de condiciones, deberes y derechos dentro de una sociedad.

En Venezuela se han producido cambios en la modalidad de Educación Especial, que de acuerdo a la Ley Orgánica de Educación (2009), es considerada como una variante educativa que dirige su atención a niños, jóvenes y adultos con necesidades educativas especiales o con algún tipo de discapacidad.  A lo largo de la historia, se puede encontrar que en este ámbito de acción, se viene de un modelo médico, centrado en las limitaciones o discapacidades del individuo, mediante pedagogías terapéuticas o curativas hasta llegar a una visión holística, considerando a la persona como un ser biopsicosocial con potencialidades y también con  ciertas condiciones que lo hacen ser distinto en algunas áreas con relación a una persona “normal”. Por ende, este enfoque sistémico que aborda tanto a la familia, a la escuela y a la comunidad, ha sido emprendido con mucha ética, responsabilidad, dedicación y profesionalismo a lo largo de varios años, generando, la necesidad de formar a especialistas en las diversas áreas y programas que ha conformada la educación especial como modalidad del sistema educativo venezolano.

En este sentido, recientemente se ha llevado a cabo la difusión de un documento emanado desde el Ministerio del Poder Popular para la Educación (MPPPE) denominado “Lineamientos para la Reorganización de la Modalidad de Educación Especial a nivel nacional en miras de una Educación Especial sin Barreras” (2012), este documento es producto de los resultados obtenidos en diversas mesas de discusión bilateral sobre Educación Especial entre Cuba y Venezuela que desarrolló el MPPPE a partir del año 2009, con el objeto de fortalecer y unificar criterios entre profesionales cubanos y nacionales en torno a metodologías, conceptualizaciones y sobre la administración política educativa con relación a esta modalidad del sistema educativo venezolano. Para ese momento, hubo la participación del Viceministro de Desarrollo para la Integración de la Educación Bolivariana, Edgar León, la Directora Nacional de Educación Especial María Victoria Hernández y 12 asesores cubanos que participaron conjuntamente con los distintos jefes de zonas educativas de las diversas regiones del país, estos asesores estuvieron trabajando con miembros de la Misión José Gregorio Hernández, quienes buscan brindar atención médica y preventiva a la población con algún tipo de discapacidad y/o necesidad especial.  A su vez, poner en práctica estrategias para la familia y el entorno social de la persona afectada.

No obstante, se ha podido observar algunas reacciones y cierta resistencia a esas transformaciones, porque la mayoría de los docentes especialistas adscritos a la modalidad de educación especial, alegan que no fueron considerados para desarrollar los cambios propuestos en estas mesas de trabajo, tomando en cuenta  que sus opiniones y experiencia en las diversas unidades operativas que se encuentran a lo largo y ancho del país son de extrema relevancia, debido a que son ellos quienes viven y conviven en los contextos escolares con esta población, y que pueden dar fe de las necesidades y verdaderos logros alcanzados con esta  población especial.

En función de las transformaciones realizadas desde el nivel central, se crean los Centros Pedagógicos de Diagnóstico, Orientación y Formación para la Diversidad Funcional, centros que han funcionado en Cuba a partir de los años 60, con la finalidad de evaluar y ubicar a la población que requiere la atención de los servicios de la Educación Especial y que hoy son modelos en las políticas del sistema educativo venezolano. El mismo está conformado por un director, un psicólogo, un terapista de lenguaje, un fisioterapeuta, un terapeuta ocupacional, un trabajador social y seis docentes especialistas, quienes tendrán la responsabilidad de diagnosticar y orientar a los niños(as) con diversidad funcional hacia la Escuela Primaria Bolivariana, o en su defecto hacia una Escuela Primaria de Diversidad Funcional (Retardo Mental).

            Al respecto, para la creación de dichos centros, se considera eliminar del contexto de la modalidad,  los CDI (Centros de Desarrollo infantil), quienes atendían al grupo etáreo de 0 a 6 años de edad, promoviendo el programa de intervención y estimulación temprana, los CAIPA(Centros de atención integral para las personas con autismo), los CAIS (Centros de atención Integral Social), CRL (Centros de rehabilitación del lenguaje), los CAIDV (Centros de atención Integral de Deficiencias Visuales), las Aulas Integradas, entre otros servicios que manejaba la educación especial.

Del mismo modo, por los cambios planteados, esto traza la reubicación del personal docente de la modalidad en instituciones de Educación Inicial y Primaria, sin definir específicamente la operatividad, al igual que sin saber quién estará a cargo del abordaje pedagógico dentro de las escuelas regulares, tomando en cuenta que casi toda la población con necesidades especiales (ahora denominada Personas con Diversidad Funcional) así como aquellas con cualquier tipo de discapacidad, han de incluirse en las aulas regulares de la educación inicial (maternal y preescolar) y de educación primaria, lo que ha generado una incertidumbre porque sólo se está considerando la atención de la población especial en  dos niveles educativos, como son el inicial y primaria, quedando excluidos una gran cantidad de población que hoy día son atendidos en los distintos centros según su compromiso.

En este aspecto,  la Conferencia Mundial de Educación para Todos (1990), el consenso político pedagógico logrado para entonces, se enfocó en la Calidad de la Educación para Todos, asumiendo el compromiso de un plan decenal para la universalización de una educación de calidad, lo que involucra un ambiente efectivo de trabajo en todas las organizaciones educativas, con miras a la formación humana. Igualmente se estableció para ello, organizar a las instituciones educativas, así como los procesos administrativos y pedagógicos de manera pertinente, con el propósito de lograr la construcción y distribución del conocimiento, brindando una atención a todas las comunidades y sociedad en general. En este aspecto, la calidad del personal dentro del contexto educativo, ocupa un lugar de gran importancia, debido a que se encuentra articulada a los resultados de la actividad escolar.

Es importante señalar,  que  los cambios y transformaciones curriculares no se pueden plasmar como copias ni  adaptaciones de  modelos educativos, hay que estudiar los contextos y llevar a cabo estudios en torno a los resultados que se generan de las prácticas educativas y de las políticas dentro de los sistemas. En relación al contexto de la sociedad cubana, la educación especial se centra más desde el punto de vista social y familiar que pedagógico, esto aunado a las pocas infraestructuras que posee esa nación para atender a la población especial, lo que ha obligado al sistema educativo cubano, conformar equipos inter y multidisciplinarios para brindar una atención integral a la población con diversidad funcional como ellos le llaman.

 Venezuela, como se dijo anteriormente, viene de un enfoque clínico y asistencial, superado por uno pedagógico y holístico, el cual ha brindado mediante las distintas áreas y programas, una atención educativa integral a niños, jóvenes y adultos con necesidades especiales y/o con discapacidad, atendidos en diversas instituciones conformadas por personal interdisciplinario, como médicos, enfermeras, psicopedagogos, docentes especialistas, psicólogos, terapistas de lenguaje, terapistas ocupacionales, trabajadores sociales entre otros, donde incluso la población que por factores socioculturales que inciden en la aprehensión de los aprendizajes creando interferencias o bloqueos para la adquisición de los mismos, eran atendidos por docentes especialistas del área de dificultades de aprendizaje dentro de las escuelas regulares con planes de atención grupal e individualizado, de acuerdo a las necesidades del alumno.

No obstante, en nuestro país, no se puede negar que existen aspectos del actual sistema que deben ser revisados, con el objeto de mejorar y seguir construyendo entre todos, un excelente modelo educativo, pero adaptado a nuestra realidad social, donde las instituciones existentes sean fortalecidas y no eliminadas, y no asumir transformaciones copiando un modelo que no se ajusta en lo social, cultural ni en lo económico a la nación, por ende, se piensa que la eliminación de los servicios que hasta la presente fecha han sido el punto de partida hacia la integración social y de la misma inclusión de esta población especial en nuestro país, es porque en Cuba no ha existido, y por lo tanto, son prescindidos del contexto venezolano para poder cumplir a cabalidad con el modelo Cubano.

De igual manera, todos los cambios que sean establecidos por el Estado mediante políticas educativas, deben ser acoplados a las normas tanto nacionales como internacionales por medio de los convenios que llevan a cabo distintas organizaciones a nivel mundial sobre la atención de las personas con discapacidad y necesidades especiales, y así apuntar hacia la verdadera Inclusión social, tomando en cuenta a todos esos infantes, jóvenes y adultos que por sus características físicas, intelectuales, cognitivas, sensoriales y motoras, ameritan de una educación diferenciada, ajustada a sus capacidades, mediante la atención educativa integral de un personal capacitado y especializado, que a su vez pueda brindar apoyo a todos esos docentes que se encuentran día a día en sus aulas, y que por los propios principios de la modalidad, pueden encontrarse con una población especial dentro de las escuelas regulares, siendo ellos también partícipes de la integración y atención educativa de calidad de los estudiantes con estas condiciones.

Lo descrito, muestra la intención que tienen las autoridades educativas, de que estos casos sean tratados dentro de las escuelas regulares, aun sabiendo que el personal de los niveles de inicial, primaria y media general no están preparados para ello, por lo que considero, que  dichos cambios y transformaciones curriculares dentro de la modalidad de especial,  requieren de una mayor información y orientación por parte de los docentes del subsistema de educación inicial y básica, por lo que obligan a la actualización en la praxis pedagógica, puesto que  los profesionales de la docencia en cualquier momento y en todos los niveles, tendrán en sus aulas a niños(as) no sólo con deficiencias en su desarrollo, sino también con diversidad funcional.



Referencias Bibliográficas.


Foro Consultivo Internacional sobre Educación para Todos (1990). Jomtien, Tailandia, del 5 al 9 de marzo.

Ley Orgánica de Educación (2009). Caracas Venezuela

Ministerio del Poder Popular para la Educación (2012). Lineamientos para la Reorganización de la Modalidad de Educación Especial a nivel nacional en miras de una Educación Especial sin Barreras. Jornada Informativa dirigida al personal Directivo de la Modalidad de Educación Especial. Acarigua. Portuguesa.

Organización de la naciones Unidas (2006). Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad. Nueva York. USA.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada