CURRICULUM Y EDUCACIÓN MATEMÁTICA
(M Sc. Orlando Manuel Arias)



A diario estamos sometidos a quehaceres que de una u otra forma ameritan el uso de las matemáticas. Es  muy común hacer planes, presupuestos, viajes, cocinar, medir, pesar, pagar, comprar, gestionar finanzas propias, leer en la prensa censos, estadísticas y muchas otras decisiones que demandan el empleo del pensamiento cuantitativo y espacial para la resolución de problemas cotidianos.

En este sentido, se requiere lo que en el documento PISA (Programme for International Assessment) 2003 se denominó <<alfabetización matemática>> la cual está referida “a las capacidades de los estudiantes para analizar, razonar y comunicar eficazmente cuando enuncian, formulan y resuelven problemas matemáticos en una variedad de dominios y situaciones”.  De esto se desprende la necesidad de determinar la matemática requerida por los estudiantes para alcanzar las competencias cognoscitivas, de razonamiento y de comunicación entre los demás miembros tanto de la comunidad educativa como de su entorno social.

Si entendemos entre otras cosas: la importancia del razonamiento matemático para nuestras vidas, la existencia de múltiples estrategias de aprendizaje, la disponibilidad de las herramientas tecnológicas existentes, y la inmediatez con la cual podemos interactuar con otras culturas;  estaremos en capacidad de planificar los currícula de forma más efectiva, ajustándolos al mundo planetario del cual nos habla Edgar Morín. Se debe eliminar la parcelación producto de la disciplinariedad, integrando las nuevas tendencias, las necesidades específicas de las sociedades y propiciar una visión renovadora de la educación matemática.

En este sentido, todo currículo deberá promover las habilidades de comunicación de los ciudadanos. En el caso de la matemática, dotada de un lenguaje técnico con símbolos, notaciones, modelos, cuadros, gráficos, diagramas, reglas y procedimientos, la habilidad para comunicarse correctamente, amerita no solo aprender vocabulario, reglas y estructuras gramaticales; también se requiere de la apropiación del lenguaje.

Comentarios

  1. Definitivamente, es necesario reducir los efectos de la fragmentación del conocimiento y los saberes. Además, el razonamiento matemático requiere de nuevas herramientas que como la semiótica permite entrar en una etapa resolutiva en la problemática de su enseñanza aprendizaje. Es urgente el esfuerzo investigativo con énfasis en la importancia que tienen las matemáticas para la vida, especialmente cuando se inicia su aprendizaje (niñez) y en la etapa transitoria a la adultez. Quizás, allí podamos encontrar un aporte para la actualización del currículo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

TEORÍAS Y FUNDAMENTOS DEL CURRÍCULO. GENERALIDADES.

EL CURRÍCULO EDUCATIVO Y LAS TENDENCIAS CURRICULARES

DISEÑO CURRICULAR DEL SISTEMA EDUCATIVO BOLIVARIANO