RESEÑA DEL LIBRO: "LA EDUCACIÓN COMO PRÁCTICA DE LA LIBERTAD" (Paulo Freire)


       En nuestro mundo actual nos llega información diversa por distintas vías: medios de comunicación, redes sociales, la Web, instituciones educativas, entre otras. Sin embargo, un porcentaje muy bajo de ella es de nuestro interés y por ende debe constituirse en conocimiento. Dependiendo del nivel educativo en el cual nos desenvolvamos tendremos que brindar facilidades a quienes están en formación para que dicha información sea asimilada con el menor esfuerzo posible y por ende aplicada en un contexto social. Cobra importancia en ese sentido los pensamientos de Paulo Freire en lo referente a “La educación como práctica de la libertad.
            En “Educación como práctica de la libertad", plantea Freire, que la educación puede ser la vía apropiada para el cambio, el camino de libertad para excluidos y oprimidos, la herramienta de liberación. Lejos de ser una pedagogía obsoleta, presenta plena vigencia, pues, la sociedad de la cual se habla en este libro permanece inalterable en muchos aspectos. Ciertamente las condiciones de vida han mejorado, en lo que a nuestro país se refiere, no obstante nuestra sociedad se encuentra en un proceso de transición que no termina de clarificarse. La irracionalidad y el individualismo dominan la vida de las personas, tanto en el ámbito público como en el privado.
Sus ideas de que el dominio de la palabra, el saber escribir, el saber leer, solamente tienen sentido si se traduce en una mejor lectura del mundo, una mejor lectura del contexto del hombre que le hace estar en el mundo, en la realidad para transformarla no dejan de ser ciertas.
Freire considera que los hombres tienen que tomar sentido de su propia existencia para poder ser personas, esa toma de conciencia supone capacidad de contextualizar su existencia y la de sus semejantes, este paso genera concienciación y radicalismo que sitúa y adapta al ser humano a la realidad.
La siguiente etapa es desarrollar una mirada crítica ante la realidad, que supone capacidad de discernimiento de su yo, de valorarlo, de juzgarlo con criterio propio, lejos de las interferencias de quienes intentan convencernos que vivimos en el mejor de los mundos posibles, las élites dominantes; los medios de comunicación de masas, sumisos a esas mismas élites, la sociedad de consumo que nos empuja a convertirnos en seres acomodados. En la medida que eduquemos en la transitividad, más barreras levantaremos frente al engaño del consumo, que todo lo inunda de mensajes vacíos, falsos, generadores de frustración, germen del odio.
Finalmente, el proceso culmina con el actuar, con el compromiso radical que implica vivir hasta sus últimas consecuencias la democracia, lo que implica compromiso social, político, sindical, en los nuevos movimientos, en cualquier tipo de plataforma de participación, que genera una democracia que no rehuelle el conflicto, sino por el contrario, se nutre de él para mejorarse, para transformarse en esperanza, más que de utopía de una sociedad armónica donde exista la mayor igualdad posible.
Freire insiste mucho en la idea de que solo se puede vivir en democracia, con una práctica educativa democrática, que respete profundamente la diversidad cultural, la existencia del otro, que busque la igualdad y salude la diferencia.
La construcción de una ciudadanía activa acorde a los nuevos tiempos, de un sujeto histórico con identidad nacionalista, se favorece con una marcada intencionalidad educativa reconociendo, nuevamente, los límites de la educación, pero que nada se puede hacer sin ella.
Ahora bien, es tarea de los gobiernos crear políticas educativas con énfasis en el humanismo y ponerlas al alcance de todos sus ciudadanos a fin de alcanzar ese nivel de sociedad donde las desigualdades individuales sean las menores posibles. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

TEORÍAS Y FUNDAMENTOS DEL CURRÍCULO. GENERALIDADES.

EL CURRÍCULO EDUCATIVO Y LAS TENDENCIAS CURRICULARES

DISEÑO CURRICULAR DEL SISTEMA EDUCATIVO BOLIVARIANO