Currículo, cultura  y aprendizaje


El currículo educativo es un conjunto de conceptos, objetivos, contenidos, metodologías y criterios de evaluación que orientan y guían el proceso de enseñanza aprendizaje a nivel institucional.  Podemos decir que la educación y el currículo van de la mano debido a que orientan el proceso educativo. En Venezuela se ha diseñado y rediseñado el currículo, de acuerdo a las necesidades sociales y políticas  del momento histórico.

 Es relevante destacar el área cultural que conlleva el aprendizaje contextualizado que se da en el aula de clase según la biografía local. La cultura es definida como " el conjunto de factores de tipo espiritual, material, intelectual y de sensibilidad que caracterizan a una sociedad o a un grupo social", Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO, 2010),  y deja claro que el currículo se ajusta a toda política y sociedad imperante en los diferentes momentos por los que ha atravesado nuestro país. Según  Dewey, “el sistema escolar siempre ha estado en función del tipo de organización de la vida social dominante” (Dewey, 1896).

Es así como la  escuela es el ámbito o espacio para la transformación social del ser,  considerando el conocimiento como punto de partida para el aprendizaje, en el cual se supone que el maestro sea el guía y orientador de los contenidos programados dentro del currículo, representando un cambio a favor de la educación. En la práctica docente se visualiza una realidad llena de necesidades que impide que se desarrolle una acción educativa ajustada a los  nuevos retos plasmados en el currículo.

Cada individuo posee unas características peculiares por lo que el proceso de aprendizaje, en ocasiones, es más lento en algunos individuos por lo cual su individualidad es lo primero que hay que conocer y respetar. Se debe tomar en cuenta el proceso que se debe seguir para que el niño y la niña asuma este aprendizaje como significativo para su vida, el descubrimiento de su medio y de su ambiente, haciendo de la escuela un órgano social donde se integra a la familia para una adecuada interacción con el entorno social.

El método para el desarrollo de este proceso de aprendizaje  debe ser activo, flexible, reflexivo y basado en la libertad,  y la evaluación se hará sobre los procesos y no sobre los productos, adaptando los métodos a los hechos y los momentos más adecuados para que sirvan de motivación más que de mediación y se realice de manera constructiva y productiva. Es por ello, que la enseñanza y el aprendizaje como dos procesos que han evolucionado en el tiempo se han enriquecido con los diferentes enfoques curriculares.

Es sumamente importante brindar al niño y a la niña ambientes de aprendizajes que les permita expresarse de manera activa, dinámica, libre de sentir, comprometido, estando esta propuesta inmersa en el currículo educativo.

Dicho esto, los enfoques educativos han sido reconocidos en el ámbito internacional, específicamente en los países signatarios de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y otros pronunciamientos realizados por organizaciones como la UNESCO.

Un rasgo característico de este enfoque es la atención integral a las necesidades de supervivencia, aprendizaje y desarrollo biopsicosocial de los niños y  niñas a través de acciones integradas de salud, educación, cuidado y protección, y el establecimiento de una línea de continuidad entre los subsistemas educativos.

Los objetivos propuestos están basados en el cumplimiento de lo que se desea conocer en cuanto al ser, conocer, hacer y convivir. Todo esto luego de consultas e investigaciones que se han ejecutado desde el Estado para conocer las realidades y cotidianidades del pueblo venezolano.

Para concluir esta intervención sobre el currículo, cultura  y aprendizaje, plasmaré esta interrogante: “¿Qué significa la democracia si no es que cada persona tiene que participar en la determinación de las condiciones y objetivos de su propio trabajo y que, en definitiva, gracias a la armonización libre y recíproca de las diferentes personas, la actividad del mundo se hace mejor que cuando unos pocos planifican, organizan y dirigen, por muy competentes y bien intencionados que sean esos pocos?”` (Dewey, 1903, pág. 233). Es necesario que la teoría y la práctica reflejada en los programas curriculares se den con libertad en cada centro educativo respetando  cada contexto cultural - social, donde la producción de conocimiento sea realmente reflexiva, critica  y dialógica entre todos los que participamos en el proceso educativo.


Isglediz Loyo

C.I: 10.246.505

Comentarios

  1. La descripción que realizas sobre el currículo y la educación, refleja fundamentos sobre los cuales debería plantarse su diseño. Ahora bien la interrogante que haces sobre la realidad de la llamada democratización del currículo, refleja el sentir de gran parte de los docentes, referido a la ejecución de un currículo que es realizado sin la participación de los docentes. Esta situación obstaculiza el buen desarrollo de esta herramienta, donde algunos asumimos su ejecución sin una preparación previa. En Venezuela se refleja en los PNF donde se adoptó un modelo sin antes verificar la situación real de los elementos que están involucrados, tal es el caso de los docentes, la infraestructura de las universidades politécnicas, la demanda de estudiantes y sus caracteriticas, entre otras.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

TEORÍAS Y FUNDAMENTOS DEL CURRÍCULO. GENERALIDADES.

EL CURRÍCULO EDUCATIVO Y LAS TENDENCIAS CURRICULARES

DISEÑO CURRICULAR DEL SISTEMA EDUCATIVO BOLIVARIANO