Currículo: ¿Formación y transformación? Por Hanexy Núñez


Mejorar la calidad de la Educación, se ha transformado en los últimos años en un desafío que debemos encarar, no sólo como un “asunto obligado” sino más bien como una responsabilidad con Venezuela. Un desafío que sin lugar a dudas tendrá que asumir el que está y el que no inmerso en nuestro sistema educativo, pero, que implica de manera más directa a nosotros los profesores, que somos quienes a fin de cuenta sabemos cómo se bate el chocolate (como dirían en mi pueblo), es decir, los que nos entregamos día a día en cuerpo y alma al quehacer educativo dentro de las aulas.

Es indiscutible la necesidad imperiosa de encaminarnos a una profunda transformación en el sector educativo, que conduzca a producir definitivos y certeros cambios en las intenciones, pero, sobre todo en los valores sumidos en nuestras prácticas pedagógicas.
Hemos visto tristemente a través del tiempo el deterioro de la educación venezolana, siendo una de las principales causas (así lo considero) la poca o nula aptitud del recinto educativo para evaluarse a sí mismo, autocorregirse y autorenovarse, haciendo uso de la fuerza social que le envuelve, esa que, le promueve, exige y contribuye de una u otra forma a la tan anhelada renovación, formación y transformación.
El Currículo Educativo venezolano, propone la búsqueda de una mayor eficiencia y calidad de la práctica para lograr los objetivos; de allí que plasma en muchas de sus páginas un Plan de Acción en donde resalta la palabra "reestructuración" como sinónimo de “transformación total”, pero resalta además que esta sólo se dará desde las plataformas operativas, hasta la más alta cúpula gerencial del sector educativo.

Cabe señalar que cuando se hace referencia al currículo, lo estamos definiendo como el conocimiento que se espera que los estudiantes aprehendan; entonces, ¿este representa el conocimiento genuino bien organizado para su enseñanza y aprendizaje? sin embargo, desde mi postura crítica me pregunto: qué debe considerarse como conocimiento curricular, cuáles son los criterios que se toman en cuenta para seleccionar el conocimiento, cómo se determina o, cómo se relaciona el control y distribución del conocimiento. Creo que estas interrogantes o por lo menos algunas de ellas no siempre han estado en la mesa de los que diseñan el currículo. 

En los últimos 15 años pareciese existir una tendencia por obviarlas y cuando digo obviarlas me refiero a no desvelar los intereses, ideologías y perspectivas de un mundo paralelo, incluso hasta antagónico que subyace a la hora de tomar las decisiones curriculares; en definitiva, no se desea enfrentar con sinceridad el rol que le cabe a la educación dentro de la sociedad, pero, si lo que se aspira es formar y transformar la educación a través de currículo responder a estas preguntas resulta ineludible.

Sin embargo, como no todo puede ser visto con malos ojos, sostengo, sin temor a equivocarme que hoy, a diferencia del pasado, el currículo está un poco más inclinado a aceptar la diversidad de problemas que la sociedad reclama, a su manera, claro está, pero los acepta. No necesitamos entonces un currículo que le dé la espalda a las dificultades que germinan constantemente, necesitamos es que los conozcan desde la realidad y no desde la fantasía ideológica, que nuestro currículo tenga la capacidad de ir integrando tales dificultades para corregirlos sobre la marcha a favor de… y que sea, por cierto, una oportunidad de enriquecer la educación; creo firmemente que es allí donde se encuentra el verdadero reto porque no hay nada más cercano a la educación que preocuparse por la transformación bien entendida; hemos recorrido un trecho largo pero creo que también es largo lo que nos queda por hacer.

“Hay que aprender a enfrentar la incertidumbre puesto que vivimos una época cambiante donde los valores son ambivalentes, donde todo está ligado. Es por eso que la educación del futuro debe volver sobre las incertidumbres ligadas al conocimiento.” Edgar Morin


Referencias
MINISTERIO DE EDUCACIÓN. Currículo Básico Nacional (1997)
MINISTERIO DEL PODER POULAR PARA LA EDUCACIÓN. Currículo Bolivariano (2007)
Ley Orgánica de Educación (2009)
BERNSTEIN, BASIL. Clasificación y enmarcación del conocimiento educativo (1995)




Comentarios

  1. Realmente este currículo actual asume muchas de las problemáticas sociales y educativas, pero que en la practicas en muchas instituciones no se dan. No hay quienes supervise el trabajo docente, así como tampoco los resultados académicos. Desvinculamos el área de producción y economía del aula de clase, no hay una practica que forme parte de la experiencia educativa del estudiante y el profesorado. Requerimos que la educación de calidad vaya de la mano de la transformación productiva del país.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Considero que tu planteamiento describe con transparencia el escenario fiel de las inquietudes y desasosiegos de una docente sumergida en los desaciertos del currículo actual. Asì como tu, muchos nos formulamos las mismas interrogantes con la firme intención de conferir aportes sustanciales al quehacer educativo en nuestra cotidianidad. Además comparto la línea de pensamiento: “que si lo que se aspira es formar y transformar la educación a través del currículo, responder a estas interrogantes resulta ineludible”; por cuanto considerar que:

      1.- el cambio es perentorio y apremiante pero nos mantenemos en una actitud pasiva e inocua,

      2.- la determinación de “lanzar la pelota” resulta muy cómoda para dejar que los demás actúen y luego se modela,

      3.- no salir de mi zona de confort mientras los demás debaten al respecto,

      Implica una co-responsablilidad del caos educativo al que nos podamos enfrentar…

      Eliminar
    2. Sí, colega Latouche... efectivamente, por eso mantengo la idea de que cada recinto educativo ha de evaluarse, corregirse y transformarse a sí mismo, sin dejar que otros le den respiración artificial antes de continuar en agonía... Debemos actuar, preocuparnos y ocuparnos "co-responsabilidad" como señalas y salir de esa absurda pasividad!!!

      Eliminar
  2. El país necesita un accionar emergente para rescatar y mejorar el proceso educativo. Como siempre he planteado y el desarrollo de un país se basa primordialmente en 2 elementos importantes e imprescindibles: Salud y Educación

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

TEORÍAS Y FUNDAMENTOS DEL CURRÍCULO. GENERALIDADES.

EL CURRÍCULO EDUCATIVO Y LAS TENDENCIAS CURRICULARES

DISEÑO CURRICULAR DEL SISTEMA EDUCATIVO BOLIVARIANO