EL CURRICULO SE INSERTA EN LA INNOVACIÓN EDUCATIVA



       A continuación se muestra un cuadro resumen e ilustrativo del currículo y los aspectos relevantes de la innovación educativa mundial.


Cuadro Resumen
 
Declaración de la Conferencia Regional de la Educación Superior en América Latina
Conferencia Mundial sobre la Educación superior-2009: La nueva dinámica de la educación superior y la investigación para el cambio social y el desarrollo.
Fecha
4 al 06 Junio 2008
5 y 8 de Julio de 2009
Lugar
Cartagena de Indias. Colombia
París. Francia
 
Contexto.
Preámbulo.
1
La educación superior como derecho humano y bien público social.
La responsabilidad social de la educación superior.
2
Cobertura y modelos educativos e institucionales.
Acceso, equidad y calidad
3
Valores sociales y humanos de la educación superior.
Internacionalización, regionalización y mundialización.
4
La educación científica, humanística y artística y el desarrollo integral sustentable.
El aprendizaje y la investigación e innovación.
5
Redes académicas.
La educación superior en África
6
La emigración calificada.
Llamamiento a la acción: los estados miembros.
7
Integración regional e Internacionalización.
 

 

Calidad Integral para Todos

         El tiempo en que vivimos se caracteriza como el más difícil de entender. Nos encontramos en el tránsito de una nueva sociedad, en un escenario caracterizado por la paradoja y la contradicción. Los expertos en el análisis social, tal como Castell (1998), nos dan sus características y nos presentan algunos indicadores de lo que está pasando:

a)      La sociedad del conocimiento y de la información TIC´S, de los medios de comunicación y de las redes; a la vez de la desinformación, del no pensamiento y del pensamiento único.

b)      De la globalización y mundialización de la economía

c)      Del cuestionamiento del estado de bienestar, del afianzamiento del individualismo y de lo privado frente a lo colectivo y lo público.

d)      De la crisis del trabajo a tiempo completo y para toda la vida, del paro y la exclusión social; del trabajo fijo y seguro para unos pocos.

e)      De la sociedad del vacío, del imperio de lo efímero y de las modas, del descompromiso de los adultos

f)       Del crepúsculo del deber, del afianzamiento de la estética, del resurgir de la nueva ética.


Son tantas y tan diversas las caracterizaciones de la sociedad actual que nos envuelven en el desvanecimiento de lo que pasa a nuestro alrededor sin poder comprenderlo ni percibir sus mensajes profundos. La realidad actual es la de una educación superior en crisis, que tal vez sea útil en el futuro, pero estéril para el presente. La cultura de la educación moderna se centra en el conocimiento, en la disciplina, el control, la lentitud. La educación postmoderna profesa afectos, relaciones sociales, diversidad, rapidez, autopista del saber. ¿Cómo acceder a esta nueva configuración cuando aún no se ha realizado la utopía del Estado Social, cuando todavía se cree que mediante la educación tal como está, se saldrá de la crisis y producirá los cambios sociales esperados?


         Delors (1996) sigue confiando en el poder de la escuela y propone la necesidad de amoldarla al pensamiento actual, combinar lo mejor del modernismo y el postmodernismo en función de una pedagogía crítica. Desde el conflicto que genera esta sociedad que se resiste a reconocer la diversidad se pueden buscar algunos principios básicos de la educación, tales como:

a)      Educar para la incertidumbre, para la complejidad. Significa interrogar de forma permanente a la realidad de cada día. Es la pedagogía de la pregunta, como decía Freire.

b)      Educar para gozar la vida. Significa generar entusiasmo, movilizar energías en una aventura lúdica compartida; sentir y hacer sentir.

c)      Educar para la significación. Implica dar sentido a lo que hacemos. Se trata de ver la vida y las cosas con ojos humanos.

d)      Educar para la expresión. Exteriorizar, sacar fuera lo que uno tiene adentro

e)      Aprender a convivir. Aprender a vivir juntos desarrollando la comprensión del otro.

f)       Educar en el factor “C”: cooperación, comunidad, colaboración, coordinación, colectividad.

Lo  que existe es la diversidad que es consustancial a la práctica docente, es el punto de partida normal del proceso de enseñanza aprendizaje y lo excepcional es lo uniforme. Por ello se debe considerar a todos los alumnos valiosos y que todos pueden progresar si tienen una atención adecuada. Hay que evitar etiquetar y el rebajar expectativas sobre lo que son capaces de hacer. El progreso en el aprendizaje, no depende tanto de las capacidades innatas predeterminadas, sino de la calidad  y cantidad de los aprendizajes realizados: hay que implicarse personalmente para ir mucho más allá de lo profesional para dar respuesta justa a la diversidad. Sólo es posible atender a la diversidad cuando hay unas relaciones humanas vivas y comprometidas entre profesores y alumnos. Hay que hacer una verdadera revolución pedagógica que ponga en primer plano los principios de la humanización y de la ciudadanía, de la paciencia y la esperanza, de la ternura y la razón.

         Con esto se pretende una educación para la vida, donde la calidad educativa este ligada necesariamente a la calidad de vida. De acuerdo con Pérez Esclarín (2005), la educación será de calidad si contribuye a formar sujetos de una sociedad en la que todos puedan producir y disfrutar de los bienes y servicios que merecen. Sociedad justa, donde nadie quede excluido, especialmente sensible a los más débiles. Una sociedad profundamente democrática, construida participativamente, equitativa en las relaciones de género. Una sociedad donde todos y cada uno podamos vivir en familia y mirar al futuro con ilusión, compartir la naturaleza y legar sus maravillas a las generaciones que nos sucederán.

Desde finales del siglo pasado ha venido surgiendo una nueva sociedad, en la cual el conocimiento es la base del desarrollo de los países, esta sociedad se conoce como sociedad del conocimiento. La sociedad industrial en la cual nos encontramos en la cual la energía es la base del desarrollo está dando paso a una sociedad en donde las tecnologías, la información y el conocimiento se convierten en las palancas con que cuentan los países para avanzar en las mejoras de las condiciones de vida de sus habitantes.

De acuerdo a lo que señala Silvio (2000) en su libro “La virtualización de la universidad”, la sociedad del conocimiento se caracteriza por los siguientes elementos: conocimiento, digitalización, virtualización, molecularización, reticularidad, desintermediación, convergencia tecnológica, innovación, prosumición, inmediatez, globalización y discordancia.

La sociedad actual, llamada de la información, nos viene a confirmar que la humanidad no cesa su evolución. Ha pasado y seguirá pasando por diferentes etapas, y la educación no ha podido quedarse al margen de estos cambios, por lo que ha estado modificando sus formas y estructuras para adecuarse a las necesidades sociales. El proceso de innovación que supone la educación para los nuevos sistemas sociales y tecnológicos, implica una integración curricular de tres aspectos: desarrollo curricular, desarrollo organizativo de la escuela y desarrollo profesional del docente. En la actualidad la sociedad de la información está dejando el paso a la sociedad del conocimiento, por lo que no solo es importante disponer de información, sino también generar el conocimiento. 

Las consecuencias del desarrollo actual se han convertido en desafíos y retos que implican un papel distinto de las formas de conocimiento existentes. Situaciones y condiciones, como un entorno cada más cambiante y competitivo, llevan a plantear la siguiente pregunta: ¿Cómo formar un profesional competente para enfrentar los retos de la modernidad? Esto se puede lograr a través del desarrollo de procesos de construcción del conocimiento acordes a las nuevas circunstancias, y con los retos y desafíos que nos plantea el nuevo orden de las cosas, así como prospectando nuevos escenarios que posibiliten un ser humano transformador de dichas realidades para el ahora y el después.

En este sentido, la educación, debe ser analizada en la sociedad, como parte de ella; de la cultura, de los diversos modos de vida, ya que la realidad educativa es parte de una realidad social de dimensiones más amplias y globales. En consecuencia, la educación expresa las tendencias comunes y la diversidad que se manifiestan en la sociedad en su conjunto, procurando contribuir a través del desarrollo de las capacidades de sus ciudadanos, a atender las demandas y necesidades sociales y personales.

De allí que, el diseño curricular esté relacionado con las necesidades sociales y el contexto de una sociedad determinada. A este respecto, De Ibarrola (1978) “propone el análisis del contexto socioeconómico como un paso necesario para la formulación de planes; señala que, actualmente, éstos han favorecido a los grupos privilegiados, y propone que el diseño de los planes de estudio se realice (...) con las necesidades de las mayorías; hace hincapié en la práctica social emergente, las síntesis de investigación y docencia, la formación de profesores a partir de los fines señalados y la participación estudiantil” (citado por Díaz,1996, p. 27).

         En atención a estos retos, la búsqueda de la formación del ciudadano ideal (profesional crítico, reflexivo…), el desarrollo de las tecnologías de información y comunicación, el reconocimiento de la complejidad de las actuales condiciones de vida en un mundo cada vez más diverso e interconectado, se impone un nuevo modelo curricular basado en competencias que implica la comprensión y transferencia de los conocimientos a situaciones de la vida real, exige relacionar, interpretar, inferir, interpolar, crear, aplicar, transferir los saberes a la resolución de problemas, intervenir en la realidad o actuar, previniendo la acción y sus contingencias. Es decir, reflexionar sobre la acción y saber actuar ante situaciones imprevistas.


Bibliografía Consultada

1.- Castell, M. (1998). La era de la Información. Economía, sociedad y poder. Madrid. Editorial  Alianza

2.- Delors, J. (1996). La educación encierra un tesoro, Informe a la UNESCO de la Comisión Internacional sobre la educación para el siglo XXI. Santillana Ediciones UNESCO.

3.- Pérez, E. (2005). Educar en el tercer milenio. Venezuela. Editorial San PabloPart
 
Participante: Ricardo Miranda
 

 

 

Comentarios

Entradas populares de este blog

TEORÍAS Y FUNDAMENTOS DEL CURRÍCULO. GENERALIDADES.

EL CURRÍCULO EDUCATIVO Y LAS TENDENCIAS CURRICULARES

DISEÑO CURRICULAR DEL SISTEMA EDUCATIVO BOLIVARIANO