TENDENCIAS INTERNACIONALES Y REFORMAS CURRICULARES




PARTICIPACIÓN DE LA MUJER EN LA EDUCACIÓN
     Según el informe de la UNESCO y CEPAL (1992) citado por Jáuregui (1994) el Sistema Educativo debería mejorar considerando la igualdad de género en la educación primaria, secundaria y universitaria hacia un equilibrio entre hombres y mujeres; por influir las características físicas, anatómicas, fisiológicas y socioculturales que han estereotipado históricamente a la MUJER en áreas tales como: religiosa, política, económica, social (patriarcal), deportiva, militar, artística, educación, laboral e infinidad de aspectos que varían entre culturas y ubicación geográfica.
     Por tanto Jáuregui (1994) señala que el enfoque de género presenta consecuencias en los países de América Latina y el Caribe debido a la dominación masculina y superioridad evidenciados en la diversidad cultural entre la población indígena, rural, urbana y marginal; estratos de la población que inciden en el acceso y oportunidades educativas de un tipo de instrucción llena de desigualdades sociales y obstáculos académicos en la elección vocacional de carreras que ocupan la discriminación de género. Caso específico el porcentaje bajo de mujeres egresadas en la carrera de ingeniería (35%) entre Brasil, Colombia, Cuba y Venezuela; motivado a que la educación superior para las mujeres se estigmatizó en Educación, Humanidades, Sociales y ciertas áreas de la salud.                                               
     Otro ejemplo representativo según caldera 1990, citado por Jáuregui, (1994)  fue  la evaluación de textos escolares en Bélice, Chile, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Panamá, Perú y  Uruguay; donde se observó en contenido e imágenes menos de un treinta por ciento de protagonismo femenino como símbolo de inferioridad, debilidad y subordinación; situación que desencadenó el mejoramiento de los textos más no del Currículo para el momento. Así la responsabilidad frente a la situación de discriminación femenina sería del docente y familia a través de los valores; situación difícil de afrontar por la serie de tabúes y concepciones de formación en el seno del hogar.
  Martínez (2010) indica específicamente que en Venezuela “la educación superior no fue un espacio considerado propiamente  femenino” (s/p) otorgándose desigualdades laborales en el ámbito público, científico y tecnológico; porque la mujer era objeto de reproducción, cuido del hogar y familia lo cual despertó más adelante un movimiento femenino y protagónico en la educación,  militancia política, sindical, artes y oficios en una lucha efervescente que fue adquiriendo protagonismo y respuestas ante la ausencia femenina en la Historia venezolana por los complejos mentales, prejuicios y poder ejercido por el machismo reinante, dominio y en cierta manera temor por el desplazamiento y capacidad femenina profesional y laboral.
     A continuación se mencionan algunos ejemplos sobre los estudios universitarios en Venezuela: (a) 1893-1936 seis mujeres en total egresadas en Odontología, Farmacia y Medicina en la UCV; (b) 1937-1947 ciento siete mujeres egresadas en todas las facultades de la UCV en comparación a una población de 2452 egresados; (c) publicación en prensa por asombro en 1948 de dieciocho egresadas como trabajadoras sociales; (d) discriminación racial por la primera mujer de color egresada en la UCV; entre otros.
     La Historia nos permite evaluar y reconsiderar hechos para activar una educación incluyente ajustada a los cambios sociales donde ya no son solo hombres y mujeres sino también homosexuales y personas con otras potencialidades (discapacidad) lo cual requiere que las políticas educativas reajusten los currículos en consonancia con la realidad social a partir de los textos escolares, estereotipos sexuales, trabajo, valores para formar una nueva ciudadanía ajustada a los preceptos constitucionales.

REFERENCIAS
     Jáuregui, M. (1994). La igualdad de oportunidades educativas de las mujeres: Mitos y realidades. (Boletín proyecto principal de Educación en América Latina y el Caribe)

     Martínez, E. (2010). Mujeres en educación y trabajo en Venezuela: un largo recorrido que no termina. Revista Venezolana de estudios de la mujer (V.15,  N.34)

 DUQUE ANA EVELIN
V-12890762

Por último comparto una imagen  para discernir en la próxima clase

Comentarios

  1. En relación al rol de la mujer en la sociedad del conocimiento, puedo dar fe de que los señalamientos del artículo constituyeron parte de mi formación de pregrado en la Facultad de Ingeniería de la U.C. Allí pude vivir experiencias de esa misma naturaleza, por cuanto sólo tuve 2 profesoras en toda la carrera, además de que formé parte de una promoción de Ingenieros Químicos de escasos 9 integrantes de los cuales 2 éramos mujeres. De esta manera se podía evidenciar las estadísticas en cada una de las restantes escuelas: Civil, Mecánica, Industrial y Eléctrica. Nada más cierto… Sin embargo, en la actualidad la situación ha mejorado por cuanto la participación de la mujer (tanto en docentes como estudiantes) se ha incrementado de forma sustancial aùn cuando no se equilibra completamente.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

TEORÍAS Y FUNDAMENTOS DEL CURRÍCULO. GENERALIDADES.

EL CURRÍCULO EDUCATIVO Y LAS TENDENCIAS CURRICULARES

DISEÑO CURRICULAR DEL SISTEMA EDUCATIVO BOLIVARIANO