LA ESCUELA COMO INSTANCIA DE SOCIALIZACIÓN E INCLUSIÓN SOCIAL, EL CURRÍCULUM EN UNA SOCIEDAD CAMBIANTE, UNA APROXIMACIÓN CURRICULAR EN LA SOCIEDAD ACTUAL. PROPUESTAS UNESCO. Participante: Miguel O. Cabrera Reyes

Miguel Cabrera Reyes “Recuerdos”. Acrílico sobre papel. 1.50 cms x 1.20 cms. París. 1985.

LA ESCUELA COMO INSTANCIA DE SOCIALIZACIÓN E INCLUSIÓN SOCIAL, EL CURRÍCULUM EN UNA SOCIEDAD CAMBIANTE, UNA APROXIMACIÓN CURRICULAR EN LA SOCIEDAD ACTUAL. PROPUESTAS UNESCO.
Participante: Miguel O. Cabrera Reyes
En las conclusiones procedentes de la 46a Reunión de la Conferencia Internacional de Educación (cie) y  sus propuestas de acción encontramos que aprender a vivir juntos, es el concepto fundamental elaborado por la Comisión Internacional sobre la Educación para el Siglo XXI, un desafío y una necesidad presente en todas las regiones del mundo. Por doquier en el mundo se manifiesta la voluntad de los gobiernos y docentes encaminada a adaptar contenidos, estructuras y métodos de la educación ante los desafíos arriba mencionados. Aprender a vivir juntos requiere políticas de desarrollo del aprendizaje a lo largo de toda la vida que comiencen desde la educación de la primera infancia.

Dado que la educación no es la única respuesta al desafío de aprender a vivir juntos, su mejora requiere la contribución no sólo de la escuela sino también de todos los actores implicados. Por consiguiente, es preciso constituir y afianzar asociaciones genuinas con el conjunto de la sociedad: los maestros y maestras, las comunidades, las familias, el sector económico, los medios de comunicación, las organizaciones no gubernamentales (ONG) y las autoridades intelectuales y espirituales. Asimismo, la constitución de asociaciones y el uso efectivo de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación.

 El informe continúa señalando que experiencias de políticas y prácticas educativas llevan a enfocar las reformas más como procesos que como productos. Estas pueden surgir tanto de las decisiones gubernamentales como de las iniciativas de las demás partes implicadas. La forma en que son puestas en marcha, que involucra la movilización de todos los actores, es tan importante como el contenido. La evaluación de los resultados de los procesos de reforma y de las «buenas prácticas», permite vislumbrar tanto algunas condiciones propias de cada contexto cultural como resaltar algunas características comunes.

Incluyo aquí la definición de las competencias como: Planear un  proyecto productivo para  satisfacer una  necesidad  de la  comunidad y obtener  ingresos económicos por el o, con base  en unas determinadas normas de redacción, siguiendo los criterios establecidos en el área respecto a sus componentes y haciendo énfasis en su viabilidad. Las competencias, significan calidad  e  idoneidad en el desempeño, protagonismo de los estudiantes, orientación de la enseñanza a partir de los procesos de aprendizaje y contextualización de la formación.

En las propuestas de acción,  indica la UNESCO que todo el conjunto de prácticas docentes y educativas para «vivir juntos» debería darse a conocer, ser ampliamente difundidas y aprovechadas para fortalecer las capacidades endógenas de cada país. La formación en materia de diálogo político es indispensable para alcanzar el objetivo principal de mejorar la calidad de la educación para todos. Garantizar y respetar el derecho a la educación para todos, es algo  primordial, en particular, en los países que viven situaciones de guerra, ocupación, violencia e intolerancia.


Me permito intercalar esta observación sobre la complejidad política según Edgar Morín: “El porvenir democrático es incierto, fuerzas poderosas intrínsecas a la máquina tecnoburocrática y la máquina tecnocientífica tienden a atrofiar las democracias”.

Miguel Cabrera Reyes “Planta”. Dibujo sobre papel. 0.90 cms x 1.20 cms. París. 1985.

La educación formal y la educación no formal son instrumentos indispensables para iniciar y promover procesos sostenibles de construcción de la paz, la democracia y los derechos humanos. Los esfuerzos a nivel nacional e internacional para desarrollar la educación serán complementados con estrategias globales para la erradicación de la pobreza y la promoción de la participación en la vida política, social y cultural.

La realización del objetivo de la educación para todos va más allá de la escolarización universal. La educación formal y no formal no aporta  soluciones a la complejidad, las tensiones y contradicciones del mundo contemporáneo. En cada país, la búsqueda de la cohesión social, la lucha contra la desigualdad, el respeto a la diversidad cultural y el acceso a una sociedad del saber que puede ser facilitado por las tecnologías de la información y la comunicación, se lograrán por medio de políticas dirigidas a mejorar la calidad de la educación.

Podemos afirmar desde nuestro ámbito educativo que, los fines y los objetivos en educación son solo hipótesis, o lo esperado a través de un proceso con cierta duración y empleando técnicas efectivas para alcanzar lo propuesto; el más importante es sin lugar a dudas el currículo; esta premisa en el ámbito de las artes plásticas no difiere de otros ámbitos educativos, por lo que está en el quehacer artístico (aleatorio e incierto pero rico y completo como todo arte) de concebir las interacciones, interferencias y encabalgamientos plurisistemicos, como lo acota E. Morín: “Las nociones de arte y de ciencia deben asociarse”, donde se espera que los alumnos, docentes, artistas y artesanos acojan como un valor los alcances y consecuencias de aspectos fundamentales pero desconocidos como es la prevención de los riesgos laborales en artes plásticas

Miguel Cabrera Reyes “Grieta”. Dibujo sobre papel. 0.90 cms x 1.20 cms. París. 1985.

POLÍTICAS, PRÁCTICAS, PROPUESTAS DE ACCIÓN EDUCATIVAS.
Los procesos de reforma deberían continuarse o emprenderse en el área de los contenidos al adaptar los currículos y actualizar los contenidos para que reflejen: los cambios económicos y sociales acontecidos por causa de la mundialización, migración y la diversidad cultural; la dimensión ética de los adelantos científicos y tecnológicos; la comunicación, la expresión y la capacidad de escuchar y dialogar. Desarrollar no sólo abordajes y competencias disciplinarias sino también interdisciplinarias. Apoyar y fomentar las innovaciones. Velar, en el desarrollo de los currículos, por su relevancia en los planos local, nacional e internacional. Promover los métodos de aprendizaje activos y el trabajo en grupo. Fomentar un desarrollo integral y equilibrado y preparar a la persona para el ejercicio de una ciudadanía activa abierta al mundo.

Facilitar una participación genuina de los docentes en la toma de decisiones en la escuela mediante la formación y otros medios. Mejorar la formación de los docentes para que puedan desarrollar mejor en sus alumnos y alumnas los comportamientos y valores de la solidaridad y la tolerancia, preparándolos para prevenir y resolver conflictos pacíficamente, y para respetar la diversidad cultural. Modificar las relaciones entre el docente y alumnos y alumnas para responder al cambio de la sociedad. Mejorar el uso de las tecnologías de información  y comunicación en la formación docente y en las prácticas en las aulas. Crear en la escuela una atmósfera de tolerancia y de respeto que propicie el desarrollo de una cultura democrática. Dotar a la escuela de un modo de funcionamiento que estimule la participación de los alumnos en la toma de decisiones. Proponer una definición compartida de proyectos y actividades de aprendizaje.

Fomentar la investigación educativa que permita clarificar el concepto de aprender a vivir juntos y sus implicaciones para las políticas y prácticas educativas. Promover la investigación sobre la formulación de los contenidos y los métodos de enseñanza relacionados con el aprender a vivir juntos. Estimular la realización de estudios comparativos en los contextos subregional, regional y transregional.

Miguel Cabrera Reyes “Grieta”. Dibujo sobre papel. 0.90 cms x 1.20 cms. París. 1985.

Problemática de la educación superior y soluciones regionales

En la actualidad se conocen bien las características de la problemática planteada en la educación superior, a saber: La creciente demanda en todos los países, que ha conducido a la masificación de los sistemas educativos, poniendo en tela de juicio su calidad y pertinencia;  la consiguiente necesidad de diversificar la enseñanza y la formación profesional, y de proporcionar una variada gama de instituciones;  la reducción o estabilización de los recursos públicos destinados a la educación superior; la internacionalización de la educación superior provocada por la movilidad de profesores y estudiantes y la creación e intercambio de conocimientos teóricos y prácticos, como consecuencia de las nuevas tecnologías de la comunicación y de la información;  la necesidad de tratar las repercusiones de la mundialización de la economía en la educación superior, que implican aspectos muy complejos como el compartimiento de costos, las graduaciones comunes, y el despliegue de estrategias más eficaces para convalidación de títulos cuando la mano de obra del mundo entero cobra cada vez más movilidad.
Hay la certidumbre de que la educación superior se va a transformar considerablemente en este milenio, esta problemática estará en relación con los objetivos de la Conferencia Mundial sobre la Educación Superior, a saber: Ampliación del acceso a la enseñanza superior en función del mérito; mejora de la gestión y eficacia de los sistemas e instituciones de educación; estrechamiento de los vínculos con el sector de la producción y otros sectores económicos.
En un mundo en el que la dependencia recíproca de los países reviste una dimensión mundial, a algunos gobiernos les suele resultar difícil encontrar soluciones locales que contribuyan a remediar algunos de sus problemas más apremiantes y específicos. Todos los sectores de la comunidad tienen la responsabilidad de contribuir a esas soluciones, y a este respecto la educación superior, los jóvenes y los empleadores tienen que desempeñar una función esencial en relación con su entorno inmediato, ya sea nacional o regional. Aunque los niveles de progreso de las personas y las naciones son distintos, dependen en gran medida de la adopción de una política social que suprima la discriminación y la exclusión, y que ofrezca a todos iguales oportunidades de acceso a áreas prioritarias como la asistencia sanitaria, la educación y el empleo. Debido al rendimiento globalmente positivo de la inversión en la educación y formación postsecundarias, es regla general que la educación superior ofrece a las personas la posibilidad de mejorar su vida.
En África: la problemática de desarrollo, comprende cuestiones de estabilidad social, la gran prioridad de los donantes a la educación básica, y políticas para evitar que la educación superior sea marginada. En América Latina y el Caribe: la gestión más eficaz del incremento continuo de la inversión en capital humano efectuada en los sistemas educativos públicos y privados. En coyunturas distintas destaca una constante: una voluntad común de compartir conocimientos, recursos y valores, que pueden contribuir a orientar hacia soluciones recíprocamente beneficiosas a todos los interesados en la educación superior.


Miguel Cabrera Reyes “Raices”. Dibujo sobre papel. 0.90 cms x 1.20 cms. París. 1985.

 En el Documento de Política para el Cambio y el Desarrollo en la Enseñanza Superior publicado por la UNESCO, se formulan propuestas para crear un tipo de institución docente innovadora, es decir que: ofrezca una formación de alta calidad, admita a los estudiantes en función de sus méritos, tenga como objetivo el saber, muestre dedicación al desarrollo social, ofrezca posibilidades de aprendizaje a lo largo de toda la vida, esté conectada con el mundo del trabajo, suscite debates sociales y un espíritu crítico, asesore a los responsables nacionales de la adopción de decisiones y ponga sus competencias al servicio de éstos, mantenga las libertades académicas, esté al servicio de las necesidades del desarrollo en el plano nacional, regional e internacional.

 En el informe de la UNESCO La Educación Superior en el siglo XXI al referirse a los estudiantes expresa lo siguiente sobre la perspectiva estudiantil  "el éxito de la educación superior en el próximo siglo depende de su espíritu de apertura para ayudar a los jóvenes a entender mejor el mundo y a adquirir mediante la educación una autonomía que les permita prestar su contribución a la sociedad."(UNESCO, pág. 34). Así mismo se habla de fomentar  los valores sociales de justicia, equidad y tolerancia; internacionalizarse más y arraigarse más en la comunidad respectiva; ser foro de ideas y debates; reconocer la validez del parecer de los estudiantes en el debate sobre las reformas; implicar activamente a las organizaciones estudiantiles en los procesos de reforma de los sistemas e instituciones.



Comentarios

Entradas populares de este blog

TEORÍAS Y FUNDAMENTOS DEL CURRÍCULO. GENERALIDADES.

EL CURRÍCULO EDUCATIVO Y LAS TENDENCIAS CURRICULARES

DISEÑO CURRICULAR DEL SISTEMA EDUCATIVO BOLIVARIANO