REFORMA CURRICULAR: nuestra vía a la excelencia.
Por: Hanexy Núñez

Cuando hablamos de “currículo”, es tarea casi obligatoria, que tengamos una óptica bien definida y más amplia de la “educación”, es decir, debemos ver más allá de lo que es la disciplina como tal, pero lo más importante es considerar que el trabajo no se da por sí solo, que va de la mano con hilos conductores que lo envuelve en todas las direcciones y que todo ello estructura su formación. Dicho así, el currículo definitivamente implica el bien común para la sociedad, ya que a partir de él surge el profesional  que se forma y la búsqueda constante de los caminos que nos conducirán a la cultura educativa anhelada, por tanto que es  dinámico, nunca estático, ha de ser siempre  susceptible a transformaciones o reformas.
Cualquiera que sea el caso, se sabe que en las transformaciones educativas como en cualquier otra de tipo social, intervienen diversos actores. En este sentido, el propio diseño de las políticas educativas está precisado por los intereses y las prácticas de múltiples actores que se mueven en escenarios distintos y no sólo por la actividad gubernamental y sus normativas. Pero, además, esas prácticas y escenarios están apuntados a un campo que determina sus posibilidades y al cual, por supuesto, ellas mismas se deslindan. 
Sin embargo, a pesar de la multiplicidad de figuras, pareciese que es el Estado quien propicia, propone, articula, lidera y determina en mayor medida los procesos de alineación de los sistemas educativos en forma sostenida a través del tiempo, esto no quiere decir, que a ellos no les competa, pero, ¿será que los actores que ejercitan en el sector educativo lo podrían aprobar o avalar, tanto en la teoría como en la práctica?, más aún cuando los políticos de forma recurrente exponen reformas como un comportamiento interrumpido; de allí que en ciertos momentos, se preocupan y ocupan de la educación y, en otros se despreocupan o simplemente delegan las iniciativas cuando en realidad, es competencia de ambos.
“Alcanzar la calidad en la Educación, puede traducirse como una búsqueda incansable para hacer de la educación una experiencia gratificante para todos”… (UNESCO). Sin embargo, encontramos en el camino grandes desafíos implicados en este fin; por una parte,  que la educación llegue a todos, esto significa revertir la situación de todos aquellos que de una u otra forma se encuentran excluidos del sistema educativo y, por otra, que la educación que se brinde sea pertinente desde todo punto de vista, que incluye por supuesto lo social y cultural. Coll (2006), señala que diversos análisis de la situación educativa permite sostener que ambos desafíos están muy lejos de lograrse, ya que para ello se requiere de un esfuerzo perpetuo y de un compromiso dinámico de todos los involucrados para lograr consolidar las políticas educativas, esas, que garanticen el derecho no sólo de una educación de calidad, sino que además sea relevante para todos.
Una educación para todos, requiere de una cobertura más amplia del sistema educativo y esta implica: inversión presupuestaria y reorganización de ofertas educativas que garanticen el acceso a la educación de todos; así como el uso de las nuevas tecnologías y la organización de tiempos y espacios. Es posible encontrar algunas experiencias exitosas dentro y fuera de nuestras fronteras en cuanto a la cobertura y que han permitido que más ciudadanos puedan transigir al sistema educativo; pero el desafío de lograr una educación relevante y pertinente, requiere de algo más, considero que tal desafío nos obliga a revisar el sentido y el contenido de la educación, lo que supone necesariamente hacer un análisis crítico y reflexivo sobre las actuales propuestas curriculares; tal crítica ha de permitir la orientación del cambio curricular para que el sentido de la educación y sus contenidos de enseñanza resulten apreciables.
Quizá, el fracaso de muchas reformas curriculares en Venezuela, pueda calibrarse en el poco o nulo impacto que han tenido en las prácticas de enseñanza, a mi modo de ver, si bien se han cambiado las líneas a través de la formulación y reformulación de los nuevos diseños curriculares, las prácticas de enseñanza permanecen si se quiere, bajo ningún cambios sustantivo.
Si bien comenté que el Estado no es el único que ha de intervenir en el proceso de reformas curriculares, la cooperación de los docentes en este procesos pasa, primeramente por la concepción misma del papel que juegan estos en el sistema educativo y de los procesos de formación y transformación, pero, además de ello se observa que por la dinámica de formación a la que los mismos se ven sometidos ha generado consecuencias perjudiciales, tales como: rigidez en el trabajo, negatividad ante el desempeño, la segmentación del currículo en áreas específicas y el detrimento de la formación de docentes.
En síntesis, las cartas con respecto a las “reformas curriculares” siempre están echadas, el reto, por lo tanto, es y siempre será, superar lo retórico e insistir en los cambios que pongan en evidencia las prácticas de enseñanza. No se trata entonces sólo de cambiar la bonita normativa curricular establecida, sino de lograr cambios definitivos y significativos en el currículo, que se vaya dando en acción-reflexión-acción; pero, para que este cambio se plasme en el currículo es necesario que los docentes se apropien del sentido del cambio que se pretende impulsar, sin que esto se traduzca en la apropiación de y desde las políticas curriculares de Estado, sino que puedan contribuir con sus propias prácticas a la reconstrucción del mismo, es decir, que puedan jugar un papel diligente en la producción, construcción o reconstrucción del cambio curricular.



Referencias
.- Coll, C. (2006). Entrevista a César Coll”, en Docencia, núm. 29, agosto, pp. 30-39.
.- UNESCO (2005), Hacia las sociedades del conocimiento. Informe mundial. www.flacso.edu.unesco.pdf
.- Documento en línea: www.fronesis.org/Sistemaescolarycambioeducativo.pdf

“No hay palabra verdadera que no sea unión inquebrantable entre acción y reflexión”.

Paulo Freire

Comentarios

Entradas populares de este blog

TEORÍAS Y FUNDAMENTOS DEL CURRÍCULO. GENERALIDADES.

EL CURRÍCULO EDUCATIVO Y LAS TENDENCIAS CURRICULARES

DISEÑO CURRICULAR DEL SISTEMA EDUCATIVO BOLIVARIANO