REFORMA EDUCATIVA BRASILEÑA. ORIGEN Y RESULTADOS



REFORMA EDUCATIVA BRASILEÑA
ORIGEN Y RESULTADOS
Autor: Josseilin Marcano
Nov/2014

Tomando como base el trabajo realizado por Mónica Ribeiro y Claudia Barcelos en el año 2008, referente a “Política educativa: la reforma brasileña y sus resultados según el rendimiento de los estudiantes”; donde se plantea que Brasil ha experimentado una reforma educativa desde el año 1996, debido a que en esa época, este país figuró entre los nueve (09) países con los peores indicadores educativos del mundo, junto a Bangladesh, China, Egipto, India, Indonesia, México, Nigeria y Paquistán; tal como lo expresó la UNESCO (1990), clasificándolos como E-9.
Entre los referidos indicadores se destacan:
ü  El elevado índice de analfabetos adultos, de aproximadamente 18 millones de brasileños.
ü  Alta tasa de repetición, aproximadamente el 91% de los que culminan la Educación Básica han repetido al menos una vez.
ü  Alta tasa de deserción de aproximadamente el 60% de los alumnos, antes de llegar al quinto grado de escolaridad.
ü  Bajo índice de escolaridad, por dejado del 25% de la matricula posible en la enseñanza media.
Por éstas y otras razones, el gobierno brasileño se propuso:
ü  Reducir las tasas de analfabetismo.
ü  Universalizar la enseñanza básica.
De esta manera, con ayuda de organismos internacionales se plantean diversas orientaciones para canalizar la referida reforma; tales como las presentadas por el Banco Mundial, en donde se prescribe como regla, que la prioridad debe recaer sobre la Educación Básica, adecuando sus estrategias a los nuevos cambios en la economía, como producto del proceso de globalización y de restructuración social y productivo.
A ello también se unió la CEPAL (Comisión Económica para América Latina y el Caribe), quien afirma que se deben invertir más recursos en educación, con la finalidad de fortalecer el sistema de enseñanza en concordancia con los sistemas productivos.
Por su parte, la OREALC (Oficina Regional de Educación para América Latina y el Caribe) plantea que los países de América Latina y el Caribe deben buscar el crecimiento económico con equidad.
Para el año 2000, se presenta el Informe Delors por parte de la UNESCO, donde luego de realizar un diagnóstico en función de la globalización y la realidad de la mundialización capitalista; se establecen una serie de indicativos que los gobiernos deberían aplicar en sus reformas educativas, entre los cuales se menciona, la ampliación de la educación básica sustentada en cuatro (04) pilares: aprender a conocer, aprender a hacer, aprender a vivir juntos, y aprender a ser.
De esta manera, la política educativa brasileña, incorporó muchas de éstas orientaciones de la UNESCO, el Banco Mundial y el Banco Interamericano, a lo largo de los años 90.
Con respecto al ámbito local, llevó la batuta el Programa Brasileño de Calidad y Productividad (PBQP), que formulaba un subprograma de una política educativa que tuviera como eje la educación para la competitividad.
Es así como, se establece un nuevo proyecto de formación del maestro y del profesor como base fundamental en la estructura, que se dirige a la aplicación de nuevos referenciales y en un proceso de evaluación, centrado en la pedagogía de las competencias.
De esta manera, la formación de maestros y profesores debe centrarse en el salón de clase y en las metodologías de enseñanza, y separarse contundentemente de la formación científica y académica propia del campo de la educación.
A su vez, se implementan los sistemas de evaluación como el SAEB (Sistema Nacional de Evaluación de la Educación) y el ENEM (Examen Nacional de Enseñanza Media) a partir de 1997, como formas de evaluación estructurada a partir de la noción de competencias; éstos sistemas también mejorarían el control de la eficacia y la eficiencia del (los) sistema (s) de enseñanza, de las habilidades y las competencias de los alumnos egresados de la enseñanza media.
Sistemas que se siguen aplicando y perfeccionando desde sus inicios, procurando no distorsionar el objetivo fundamental de su creación “evaluar el rendimiento del alumno al final de la escolaridad básica para cotejar el desarrollo de las competencias y habilidades requeridas para el ejercicio pleno de la ciudadanía” (Brasil, INEP, 2007).
 Sin embargo, la aplicación de estos nuevos cambios no influyeron en el rendimiento cualitativo de los alumnos, tal como lo corroboraron los resultados comparativos del ENEM y SAEB (1995-2005); en este aspecto, se presume que: o los exámenes eran inadecuados; y/o las estrategias de convencimiento de las escuelas para la aceptación del discurso curricular oficial eran inadecuadas; y/o se experimenta una resistencia al cambio, consciente o no, muy alta; y/o las proposiciones curriculares eran incompatibles con las prácticas existentes.
En conclusión, es importante destacar que con frecuencia, éste fracaso o bajo resultado obtenido es atribuido generalmente a los alumnos, maestros o profesores; y por defecto, son eximidos de ésta responsabilidad los que proponen y diseñan la reforma educativa; por lo que, Ribeiro y Barcelos (2008) prescriben que “los resultados educativos brasileños permiten conformar la hipótesis de que la centralidad de la noción de competencia no permite alcanzar las finalidades anunciadas, sea hacia el redireccionamiento de las prácticas pedagógicas, sea en lo que se refiere a los exámenes” y agregan que, “las políticas de evaluación poco se configuran como instrumentos de gestión de los sistemas educativos”.
Por todo lo antes expuesto, se puede plantear una evaluación pertinente y actualizada de la propia reforma educativa en ese país, que permita el ajuste de los resultados obtenidos con los objetivos de la misma; incorporando los indicativos propuestos por organismos internacionales y nacionales, más acordes con la intencionalidad de la educación brasileña, con respecto a la producción y la satisfacción de las necesidades de todos y todas en Latino América y el Caribe; urge la necesidad de un plan para incentivar y motivar a los actores educativos al cambio o transformación estructural del sistema educativo brasileño, con la finalidad de mejorar los indicadores educativos presentes y mantener la preparación académica y científica de Brasil a la vanguardia del mundo, tal como lo hizo México en su oportunidad.

Comentarios

Entradas populares de este blog

TEORÍAS Y FUNDAMENTOS DEL CURRÍCULO. GENERALIDADES.

EL CURRÍCULO EDUCATIVO Y LAS TENDENCIAS CURRICULARES

DISEÑO CURRICULAR DEL SISTEMA EDUCATIVO BOLIVARIANO