REFORMAS CURRICULARES QUE GENERAN NUEVOS MODELOS EDUCATIVOS PARA EL PROCESO DE ENSEÑANZA APRENDIZAJE


La Educación Universitaria en Latinoamérica está tomando una participación activa para adaptar su función a la realidad de su contexto y afrontar estructuras que no permiten el desarrollo y crecimiento de los pueblos, desvirtuando el rol social de la misma con consecuencias negativas para desafiar nuevas exigencias.

No obstante, un elemento presente en todas las organizaciones que no permite avanzar y hacer cambios significativos, la Resistencia al Cambio o la disposición de los docentes en transformar, modernizar o actualizar su práctica docente. La misma según Valecillos (1996), se manifiesta en la conducta de quienes forman parte de la comunidad universitaria y obedece a que el personal se queja de la falta de información, no creen en que se produzcan cambios, no hay compromiso para generar estos cambios, no fueron tomados en cuenta para la nueva propuesta o simplemente el esfuerzo es en vano.

Esto se explica porque la mayoría de las veces el tiempo que se invierte en lograr tener el equipo de trabajo y planificar las acciones es lento, y cuando se va a desarrollar, ya el contexto ha cambiado teniendo otras necesidades o se agudizaron las ya existentes, quedando las acciones que se determinaron desfasadas y el esfuerzo hay que replanificarlo, o en algunos casos es en vano; repercutiendo en la poca participación de los actores involucrados o en el escaso apoyo a los cambios.

A raíz de esto, una de las acciones tomadas por las Universidades para cumplir con estas premisas de la sociedad es la transformación del Currículo, el cual debe ser revisado y ajustado a la realidad que muestra el entorno ya que se considera el elemento sobre el cual se soporta el proceso educativo.

En virtud de estas limitaciones, en la República Bolivariana de Venezuela, las Políticas del Estado para la Educación Universitaria, concebidas como incluyentes, con pertinencia social y visión integral, en estricto apego a la Constitución de 1999, se han caracterizado por promover y concretar procesos formativos para desarrollar valores superiores y fines esenciales.

Con esta orientación, en Julio del año 2003 se creó la Universidad Bolivariana de Venezuela; en Noviembre del mismo año, la Misión Sucre y a finales del 2006, el Presidente Hugo Chávez, anunció la Misión Alma Mater, dando inicio en sus trabajos preliminares en marzo de 2007. Durante el mes de Octubre del mismo año, el Presidente de la República lanzó oficialmente la Misión y el 27 de marzo del año 2009, mediante Decreto 39.148, se formaliza su creación.

En tal sentido, para la modernización de la educación en el marco de la Misión Alma Mater  se busca la transformación de los 29 Institutos y Colegios Universitarios a Universidades Politécnicas, incorporando la creación de los Programas Nacionales de Formación los cuales permitirán dar respuestas a las necesidades específicas del entorno y a la población con deseos de ingresar al sector universitario.

La creación de los Programas Nacionales de Formación (PNF) fue constituida para impulsar en su momento, el cumplimiento de las directrices enmarcadas en el Proyecto Nacional Simón Bolívar 2007- 2013, a través de la formación de profesionales con alto sentido de la ética, autónomos, críticos, reflexivos, investigadores, comprometidos, involucrados con la transformación nacional y con sólidos conocimientos sobre las diferentes necesidades del país, con formación sociopolítica, conciencia ecológica, disposición para el trabajo cooperativo, capaz de diseñar, evaluar y formular proyectos para atender las necesidades locales, regionales y nacionales.

Según los Lineamientos Curriculares para los PNF emitidos por el MPPES (2009), el enfoque curricular es humanista, social y dialéctico, donde se evidencian las lógicas del pensamiento complejo, el intercambio de saberes y el diseño mismo del currículo, el cual debe estar regido por una formación integral utilizando como uno de los ejes centrales e integrador el desarrollo de un Proyecto contextualizado para afianzar los conocimientos, producir innovaciones y contribuir  a una sociedad sustentable.

Se centra en aprendizajes integradores, concebidos como un conjunto de saberes y valores requeridos por el ser humano para formar parte de un colectivo, con miras a su participación protagónica en el desarrollo del país. Dicho enfoque rompe completamente los esquemas curriculares tradicionales de la educación con que se venían impartiendo las prácticas docentes.

Los Lineamientos Curriculares para los PNF (2009) establecen que estos son trabajados bajo un régimen anual llamado Trayecto, el cual se administra trimestralmente bajo la modalidad de Trimestres y como principios curriculares aquellos basados en la Integralidad, Pertinencia, Universalización, Calidad, Interdisciplinariedad, Transdisciplinariedad, Complejidad, Flexibilidad, Ecopedagogía, Sentido de Propósito y Transcendencia de la Formación y la Transversalidad de los Ejes de Formación.

León (2012) comenta que “mientras más vacíos sienta el ser humano de conocimientos y saberes, podrá seguir con ese hambre de saber y con esa búsqueda insaciable del conocimiento que tiene el filósofo” (pág. 17). Se trata de la actitud requerida por el investigador para alcanzar el verdadero saber y buscar la verdad, la capacidad de darse cuenta del alcance de sus observaciones y reflexionar sobre ello para dar origen a formar una teoría la cual debe volver a confrontar y poner en consideración de otros. Esta visión epistemológica es la que permitirá analizar, evaluar, criticar el conjunto de principios o posturas presentes en el proceso de producción del conocimiento científico.

La educación universitaria debe constituirse como un espacio abierto al aprendizaje permanente y, por tanto, propiciar oportunidades de formación múltiples y flexibles, en cuanto a sus modalidades, contenidos, trayectorias y poblaciones a las que van dirigidas, atendiendo a las distintas necesidades de formación; brindar posibilidades para entrar, salir y reingresar fácilmente del sistema y estar abierta a toda persona que haya finalizado satisfactoriamente la

enseñanza secundaria o que reúna las condiciones necesarias, sin distinción de edad.

 

 

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

Creación de los Programas Nacionales de Formación. (Decreto Nº 2.963). (2008, Mayo, 13). Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela Nº 38.930, Mayo 14, 2008.

 

León, F (2012) Teoría del Conocimiento. Marzo 2012. Dirección de Medios y Publicaciones de la Universidad de Carabobo. Valencia. Venezuela.

 

Lineamientos Curriculares para los Programas Nacionales de Formación. Noviembre (2009). Ministerio del Poder Popular para la Educación Superior. Caracas. Venezuela

 

Comentarios

Entradas populares de este blog

TEORÍAS Y FUNDAMENTOS DEL CURRÍCULO. GENERALIDADES.

EL CURRÍCULO EDUCATIVO Y LAS TENDENCIAS CURRICULARES

DISEÑO CURRICULAR DEL SISTEMA EDUCATIVO BOLIVARIANO