Secretos del éxito de la India: “Apuesta por la calidad de la educación”

     Ante la controversia  acerca de países que sin tener recursos han tenido éxitos educativos, mientras que otros con grandes recursos económicos no lo han tenido, consideré relevante traer a este blog algunas estrategias de la India que pudieran ser consideradas como lecciones por países latinoamericanos, en particular por Venezuela. La experiencia que narro a continuación, está basada en una entrevista de Oppenheimer realizada a altos funcionarios de la India en 2009.
     La india es uno de los países de Asia del Sur con mayor población, tiene bajos niveles que otras regiones de Asia en la mayoría de los parámetros, excepto en matrícula escolar. Los datos están incluidos en el informe que analiza el progreso en el cumplimiento de las Metas de Desarrollo del Milenio (MDM). Las MDM, que abarcan indicadores pobreza, hambre, salud, igualdad de género, educación y medio ambiente, fueron acordadas por todos los países asistentes a la Cumbre del Milenio de la ONU en el año 2000, y la mayoría de los objetivos deben cumplirse para el 2015.
     El secreto de la India en opinión del Ministro de Planeamiento Ahluwaia (citado por Oppenheimer (2010), radica en la política visionaria creada por Nehru, primer Ministro de la India de 1947 a 1964, quien inició la revolución tecnológica del país invirtiendo en universidades técnicas de alta calidad. Para ello, propuso crear varias universidades tecnológicas. Firmando convenios con las mejores universidades tecnológicas de Estados Unidos, Alemania, Gran Bretaña, Francia, Rusia y otros países, para contratar a profesores, y crear un sistema de universidades tecnológicas. Se establece así, en cada región del país institutos tecnológicos asociados cada uno con la mejor universidad tecnológica de un país industrializado diferente. De esta forma, se estaría fomentando  un desarrollo más descentralizado, aparte de no depender de ningún sistema educativo extranjero en particular.
     El propósito de estos institutos tecnológicos no era el de expandir la educación a la mayor población, sino atraer a los estudiantes más brillantes del país, y crear una élite tecnológica que pudiera competir con los países más avanzados del mundo. Los exámenes de ingreso a los Institutos Indio de Tecnología (IIT) son, los más exigentes del mundo. Según cifras oficiales, el Instituto Tecnológico de Nueva Delhi sólo admite a uno de cada 130 postulantes. Comparativamente, la Universidad de Harvard en Estados Unidos admite a uno de cada 10 postulantes.
     Los frutos de esa inversión en educación se verían décadas después, con una nueva clase de ingenieros y técnicos que estaban liderando el sector más dinámico de la economía nacional y otro gran número de estudiantes que realizaban estudios de postgrado en estados Unidos y Europa. En 2009, la India tenía 103000 jóvenes estudiando en universidades de Estados Unidos, más que ningún otro país del mundo según el Instituto Internacional de Educación de Estados Unidos (citado por Oppenheimer, 2010).
      En la India según (ob. cit.), hay una cultura familiar de inversión en la educación, que hace que los padres ahorren toda su vida para enviar a sus hijos a las mejores universidades, ya sea; dentro del país o a el exterior. De igual manera, cada vez más, los pobres están mandando a sus hijos a escuelas privadas por considerar pésimas las escuelas públicas. Según estimados del Centro para la sociedad Civil (citado por: iden), el 20 por ciento de los niños en las zonas rurales de la India y el 50 por ciento de los niños de las grandes urbes van a escuelas privadas, y este porcentaje va aumentando cada año. Las escuelas privadas, a parte, de ser mejores, enseñan inglés desde el primer grado, mientras que las públicas enseñan los idiomas locales de cada provincia. Comenta (ob. cit.) “En un país de castas, donde la gente nace marcada por la clase social de sus ancestros, los pobres saben que hablar inglés –y la educación en general- son el mejor pasaporte para progresar en la vida”.
      El inglés se ha convertido en otro factor primordial para el desarrollo y competitividad de profesionales de la India. Su gran cantidad de profesionales que hablan inglés les facilita a la India  obtener contratos en todo el mundo. Esto ha generado una máxima prioridad, aprender inglés. Pitroda Presidente de la Comisión del Conocimiento –entrevistado por Oppenheimer- dice: “Creemos que el inglés es el lenguaje global de la comunidad de negocios, y sin una población que hable inglés será difícil convertirnos en un jugador de peso a nivel mundial”. Continua Pitroda: “El aprendizaje del lenguaje no puede ser separado, y debe estar integrado con el contenido de la asignatura”. Desde esta perspectiva, una de las prioridades de la Comisión Nacional del Conocimiento, es adoptar la enseñanza obligatoria del inglés desde el primer grado de educación primaria, la cual fue aceptada por el Gobierno de la India.
     Otro aspecto logrado por la Comisión Nacional del Conocimiento, fue el de quintuplicar el presupuesto nacional en educación, ciencia y tecnología a partir de 2008. En palabras de Pitroda (citado por Oppenheimer) “Tenemos 550 millones de personas de menos de 25 años, y el potencial de constituir un cuarto de fuerza laboral mundial en el año 2020. Nos hemos concentrado en una agenda para la educación y el desarrollo del conocimiento para lograr esa meta”.
     Los resultados  se dejaron ver en los ranking 2008. Cinco de los institutos tecnológicos de la India figuran en el rankin de las 100 mejores universidades tecnológicas del mundo del Suplemento de Educación Superior del Times de Londres, incluyendo el Instituto Tecnológico de Mumbabi, que está en el numero 36, y el de Nueva Delhi, en el puesto número 42.
     En palabras de Oppenheimer, la India tiene una enorme ventaja en la economía del conocimiento del siglo XXI: Una enorme población de ingenieros, técnicos y científicos sumamente preparados, que hablan inglés y pueden vender sus servicios a una fracción de sus competidores en EEUU y otros países industrializados.
     En la India se invierte más en el desarrollo humano, que en infraestructura. La fortaleza de la India es la capacidad humana, el carácter emprendedor de su población, y un sector privado fuerte, muy diversificado e innovador. Han creado más de lo que necesitaban, mucho antes de lo que el país lo necesitaba. La inversión en educación estaba dando sus frutos. Varias ciudades de la India, lideradas por Bangalore, se han convertido de la noche a la mañana en centros mundiales de alta tecnología. La India explota al máximo su ventaja demográfica (un tercio de la población india tiene menos de 15 años).
     Entre las lecciones sugeridas por funcionarios de la India a los países de América Latina, están: La continuidad de las reformas, ésta es una de las estrategias de sustentabilidad de la India. En palabras de Ahluwalia (citado por Oppenheimer, 2010), “La continuidad rinde sus frutos. La India ha mantenido el rumbo de sus reformas desde 1991. Existe un consenso general de que la estabilidad genera inversión y de que no hay crecimiento sin inversión”. A diferencia de Venezuela, -refiriéndome particularmente  a este País- que cambia sus políticas económicas con cada Gobierno, y cada nuevo Presidente inaugura un nuevo modelo económico y educativo. Otra lección es la inversión en educación, ciencia y tecnología. No con miras a expandir la educación a toda la población, sino a la calidad y competitividad de la educación.
         Oppenheimer al finalizar las entrevistas, queda más que convencido, que muchos países latinoamericanos harían bien seguir estas lecciones. “En la economía de la información del siglo XXI, en que las exportaciones de software y otros productos del intelecto se cotizan mucho más que las materias primas, las políticas económicas estables y un sistema educativo basado en la competencia habían ayudado a sacar de la pobreza a más de 100 millones de personas en la India, y a elevar rápidamente los estándares de vida del país”. Oppenheimer (2010).
Referencias
Oppenheimer, Andrés (2010). ¡Basta de historias!. La obsesión latinoamericana con el pasado y las 12 claves del futuro. DEBATE.


Comentarios

  1. ¿Se puede asumir la posición de este periodista como piedra angular para el curriculum en Venezuela? ¿Sí ? ¿No? ¿Por qué?

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

TEORÍAS Y FUNDAMENTOS DEL CURRÍCULO. GENERALIDADES.

EL CURRÍCULO EDUCATIVO Y LAS TENDENCIAS CURRICULARES

DISEÑO CURRICULAR DEL SISTEMA EDUCATIVO BOLIVARIANO