Analisis el Currículum Dientes de Sable


“Todos los hombres desean por naturaleza el saber”. Con estas palabras Aristóteles inicia su metafísica manifestando, de este modo, la tendencia intrínseca de todo ser humano hacia la sabiduría. El hambre o deseo de saber fue una necesidad desde que el hombre es hombre, un problema a solucionar, para dominar mejor la naturaleza, y así lograr una vida más humana y humanizante. De este deseo y ansia de saber nació la pregunta. Por eso, el hombre, eterno preguntón, siempre ha preguntado y se ha preguntado, es un ser que pregunta y se pregunta. Preguntar inplica siempre un distanciamiento, alejarse en el espacio de las ataduras de la experiencia sensible a fin de poder introducir la perplejidad que motiva el juicio crítico. El saber es así una simple curiosidad, un impulso que se concreta y multiplica en multiples saberes, gran enseñanza nos da Puño Nuevo, en esa busqueda constante del deseo de saber, de cambiar, de innovar, de llevar a la práctica desde su contexto y realidad la necesidad de los individuos siendo estos cambiantes y dinámicos e ir adaptándose a esa realidad.
Muchas veces los cambios y transformaciones no son aceptados en el momento, pero en la medida que trascurre el tiempo nos damos cuenta que son necesarios para emerger a un nuevo conocimiento. La escuela debe ir al mismo ritmo que va la sociedad construyendo su diseño curricular.
Siempre dentro de un diseño curricular hay componentes que se refieren al compromiso de cumplimiento para todo el sistema educativo, donde se pueden destacar los propósitos, metas u objetivos para la prosecución de sus estudiantes en función de su realidad social. Rodríguez (2010). manifiesta claramente esta realidad y manifiesta que “los objetivos que se establecen para el sistema educativo varían en las distintas épocas, en función de los valores dominantes en la sociedad del momento” (p.447).
En este sentido, es un reto para la educación en todas sus dimensiones, y de modo especial, en su cultura organizacional, adecuar periódicamente sus estructuras organizacionales y curriculares desde fundamentos teóricos y científicos, y no solamente bajo el discurso político, sin crítica epistémica, y así preparar y actualizar al docente para que asuma los retos que establezca la escuela en su proceso de modernización, donde el educador no se reduce a un informador de contenidos, sino, en un guía que interpreta la vida misma en todos su rigor existencial.

Comentarios

  1. El saber, conocimiento, la mismidad, otredad, el contexto, los objetivos, hacer y contexto, entre otros elementos presentes y vigentes en la famosa sátira que no pierde vigencia.

    ResponderEliminar
  2. Coincido con usted Profesora. A pesar que esta sátira data de unos 76 años, su contenido sigue estando vigente. El origen del currículo sigue partiendo (y pienso que así debe seguir) de esos elementos que usted menciona.

    ResponderEliminar
  3. Considero que la unicidad cobra vigencia así como también la diversidad que acredita a cada integrante de la sociedad como un ser único. Por lo tanto estoy de acuerdo con los dos comentarios anteriores y crítico el parcelamiento que se le da al currículo en algunos sectores educativos.

    ResponderEliminar
  4. Saludo Edimar me queda la duda ¿quién hace el parcelamiento el curriculo o el magisterio?

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

TEORÍAS Y FUNDAMENTOS DEL CURRÍCULO. GENERALIDADES.

EL CURRÍCULO EDUCATIVO Y LAS TENDENCIAS CURRICULARES

DISEÑO CURRICULAR DEL SISTEMA EDUCATIVO BOLIVARIANO