Una Reflexión sobre el "Currículo Dientes de Sable"
La sátira “Currículo de Dientes de Sable” de Peddiwell (1939),  llama la atención de forma jocosa, en cómo un “pensador” de la época antigua ideo el primer currículo el cual contenía tres materias específicas que iban a permitir a aquel grupo social, mediante las prácticas continúas,  obtuvieran un aprendizaje en la escuela. El aprendizaje obtenido permitió cubrir las necesidades de esa comunidad durante un largo periodo de tiempo y fue puesto en práctica una y otra vez. Sin embargo con el transcurrir del tiempo surgieron nuevas situaciones que impidieron con las mismas prácticas la obtención de los mismos resultados. Ello que condujo a algunos hombres de ese grupo, pensar en nuevas estrategias para superar las dificultades, pero fueron aleccionados por los sabios de la época quienes no solo conocían cómo se instruía mediante el currículo, también sabían el por qué y el para qué del mismo. El currículo no solo contenía los contenidos curriculares acordes con esa comunidad escolar, sino que también les permitía a los estudiantes el desarrollo de habilidades para ser competentes en su entorno.
Esta sátira permite reflexionar en el currículo utilizado actualmente en todos los niveles de educación, cuya vigencia es de antaño. Un currículo del siglo XX para enseñar a la generación del siglo XXI. Extraño pero es así. Lo expuesto se torna más interesante aun con esta era informatizada, en la que el conocimiento está en constante cambio. Lo que en esa década es funcional y efectivo en unos años no lo será. Cuando hago referencia a los cambios no me refiero a las concepciones filosóficas de base en el currículo, puesto que hay aspectos curriculares que permanecen intacto a través del tiempo, como los valores y el deber ser por ejemplo, pero es imposible seguir enseñando a estas generaciones con un currículo descontextualizado, a sabiendas que nuestros niños y jóvenes manejan tanta información por la redes. Cabe preguntarse ¿Vamos los docentes a ese mismo ritmo en relación a la actualización constante de la información? ¿Estamos preparados para esta revolución tecnológica?  ¿Estamos formando a nuestros educandos con las competencias requeridas para enfrentarse al mundo actual?
Esta y muchas otras interrogantes abren el debate al tema del currículo y su transformación. El mundo actual reclama no solo profesionales que tengan un bagaje de conocimientos curriculares aprendidos en la escuela, requiere de profesionales competentes con conocimiento, habilidades y actitudes para enfrentar el mundo que les tocó vivir.


 Zoraida Villegas

Comentarios

Entradas populares de este blog

TEORÍAS Y FUNDAMENTOS DEL CURRÍCULO. GENERALIDADES.

EL CURRÍCULO EDUCATIVO Y LAS TENDENCIAS CURRICULARES

DISEÑO CURRICULAR DEL SISTEMA EDUCATIVO BOLIVARIANO