Ensayo Final


Poética del currículo: La acción educativa considerada desde el modelo del texto
Abordare tres ejes temáticos, el primero constituye la acción educativa y sus expresiones simbólicas, implicando según Ricoeur (2008) “a toda estructura de significación donde un sentido directo, primario y literal designa por añadidura otro sentido indirecto, secundario y figurado, que sólo puede ser aprehendido a través del primero” (p .17). El segundo eje temático es evidenciar dicha acción educativa como problema interpretativo, esto implica que las teorías, discursos, actos de habla y acciones, no son impresiones provenientes de una esencia o cosa llamada praxis, ex-temporal y lógica, sino una expresión simbólica que depende de los usos del lenguaje, sus formas y modalidades. En cuanto al tercer eje temático y último, busco re-inscribir la teoría del texto en la acción educativa a partir del lenguaje planteado desde lo semiótico y semántico para radicarlo en la reflexión.
De aquí que currículo forma parte de estructuras socio-históricas, de las cuales el sujeto vivo forma parte. Estas realidades múltiples son de naturaleza intersubjetiva, es decir, son compartidas por todos los sujetos semejantes a mí. De esto deviene el mundo de la vida como realidad preeminente que genera el sentido común. En consecuencia, las acciones no son correctas o incorrectas, sino que se dan en ámbitos finitos de sentido en la que docentes y estudiantes deben poner el “acento de realidad”, (Schütz, A. y Luckmann, T.,2009)
Con dichas estructuras de pertenencia y participación, la teoría curricular se sustrae de la teoría del conocimiento, sin dejar los problemas metodológicos vinculados a la implantación de todo diseño curricular. Esto conlleva a que, en la implantación, lo importante es lo que subyace en los discursos educativos del diseño curricular y cómo son interpretados por los actores implicados en el proceso educativo. Un ejemplo de esto es la incorporación de los perfiles de ingreso y egreso como elementos ficticios. Estos elementos, formados por segmentos de acción, se presentan de manera organizada. Por ejemplo, en el caso de Morín (2000), deben ser un conjunto integrado y sistemático de saberes, culturales y científicos, mostrados en ciclos activos de conocimiento.
Esto plantea la comprensión previa del campo práctico, mediante una ficción bien compuesta que ensaya los cursos de acción posibles para cambiar la realidad educativa. Esto es lo que hace la planificación curricular mediante modelos teóricos que describen los momentos tendientes a la producción de un diseño curricular. De manera similar se realiza durante la implantación del diseño curricular en el aula de clases, en el que intervienen docentes y estudiantes. Por tanto, el cambio dado por la ficción, según Ricoeur (2010) presenta un doble carácter: la sumisión a la realidad educativa, su carácter referencial y una sobre-elevación, que constituye su carácter creativo, ya que da cuenta de una restitución de lo humano y un desplazamiento hacia lo más alto y grande.
En medio de esta poética que uniría, historia, ficción, y tiempo, el texto tiene importancia como unidad lingüística. Este sirve de parámetro para medir la capacidad de selección y composición del lenguaje cuando se toma como expansión de la oración, (Ricoeur, 2010). Si el diseño curricular es tomado como obra terminada, esta exige ser leída y emerge del campo semiológico. La semiología aporta el sustento epistemológico por medio de la cual la lectura une las actitudes de comprender y explicar. En otras palabras, cuando hacemos mención al currículo formal puede ser abordado desde estas actitudes que conforman a toda interpretación. Sin embargo, esta interpretación es engullida por la estructura a priori de ser en el mundo que equivale a la situación propia del mundo de la vida. 
La primera actitud representa un abordaje objetivo en función de los sentidos inmanentes en el acto discursivo. Aquí la escritura aporta la fijación del sentido, dotando al discurso presente en el diseño curricular, de una estructura objetiva que muestra la codificación de este como obra discursiva. Entonces la explicación aporta elementos de crítica, en la cual las acciones planificadas son discursos que forman parte del mundo que el texto ha abierto como posibilidad, conformado internamente por su pertinencia semántica. Esta pertinencia semántica se observa en los resultados esperados, en los medios educativos a utilizar y en los perfiles, entendidos como desarrollo de contenidos, objetivos, indicadores de logros, estándares o competencias. Es por esto que el texto curricular trata de re-dimensionar la realidad educativa mediante elementos ficticios que imitan las acciones humanas para sublimarlas; reestructurando sus campos semánticos por medio de la imaginación. Entonces corresponde a la visión súbita de la pertenencia en la falta de pertinencia, (Ricoeur, 2010).
En cambio, si se desarrolla la actitud comprensiva, el texto curricular recupera la referencia hacia el mundo real y representa el espacio en el cual aparecen docentes, estudiantes, administrativos, obreros y autoridades políticas, con sus acciones heterogéneas, complementarias y contradictorias, dadas en circunstancias que todos padecen, pero ninguno por si solo crea. Entonces las acciones sublimadas chocan con la realidad educativa para transfigurarla y en este proceso puede ocurrir la incongruencia entre el currículo formal y la realidad educativa del mundo de la vida.
Lo anterior implica tres ejes temáticos que voy a abordar, el primero constituye la acción educativa y sus expresiones simbólicas, implicando según Ricoeur (2008) “a toda estructura de significación donde un sentido directo, primario y literal designa por añadidura otro sentido indirecto, secundario y figurado, que sólo puede ser aprehendido a través del primero” (p.17). El segundo eje temático es evidenciar dicha acción educativa como problema interpretativo, esto implica que las teorías, discursos, actos de habla y acciones, no son impresiones provenientes de una esencia o cosa llamada praxis, ex-temporal y lógica, sino una expresión simbólica que depende de los usos del lenguaje, sus formas y modalidades. En cuanto al tercer eje temático y último, busco reinscribir la teoría del texto en la acción educativa a partir del lenguaje planteado desde lo semiótico y semántico para radicarlo en la reflexión.
 REFERENCIAS
Morín, E. (2000). Los Siete Saberes Necesarios para la Educación del Futuro: UNESCO. Caracas. (Trad.)
Ricoeur, P. (2008) El conflicto de las interpretaciones. Ensayos de hermenéutica: FCE. México. (Trad.)           
Ricoeur, P. (2010) Del texto a la acción. Ensayos de hermenéutica II: FCE. México. (Trad.)  
Schütz, A. y Luckmann, T. (2009) Las Estructuras del mundo de la vida: Amorrortu/ editores. Madrid-Buenos Aires.         







Comentarios

Entradas populares de este blog

TEORÍAS Y FUNDAMENTOS DEL CURRÍCULO. GENERALIDADES.

EL CURRÍCULO EDUCATIVO Y LAS TENDENCIAS CURRICULARES

DISEÑO CURRICULAR DEL SISTEMA EDUCATIVO BOLIVARIANO