RELEVANCIA DE LA ANTROPOLOGÍA DEL HOMBRE POPULAR VENEZOLANO PARRA EL CURRICULUM

REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA
UNIVERSIDAD DE CARABOBO
ÁREA DE ESTUDIOS DE POSTGRADO
PROGRAMA DE DOCTORADO EN EDUCACIÓN.








RELEVANCIA DE LA ANTROPOLOGÍA DEL HOMBRE POPULAR VENEZOLANO  PARRA EL CURRICULUM




AUTOR: Msc.  LEON R., JOSE V.
     Dra. Thairy Briceño




VALENCIA, 10 de DICIEMBRE   del 2015.



INTRODUCCION
            En las presentes páginas se busca relacionar el tema de investigación doctoral con los tópicos desarrollados a lo largo de esta materia Curriculum y Educación.
            En tal sentido, se busca mostrar como la educación necesita conocer al pueblo venezolano, el hombre que desea educar,   este es  el hombre popular, que se vive relación, y lo hace desde su mundo de vida, por ello se hace necesario profundizar en la antropología filosófica para tener un currículum realmente pertinente
            Por esto, en la primera parte se bosqueja la relación entre conocer y educación para luego ubicarla en el contexto dramático de nuestro país.
            Seguidamente, se centra la reflexión en el hombre popular venezolano y su comprensión adecuada en el seno de matriz epistémica popular.
            Luego, se bosqueja el camino de investigación sobre la hermenéutica necesaria para comprender al hombre popular.
            Finalmente se concluye la necesidad de profundizar la antropología filosófica del hombre popular para poder desarrollar un curriculum congruente con su mundo de vida.



                               I.            La educación necesita conocer al pueblo venezolano, el hombre que desea educar.
Al buscar la síntesis entre Curriculum y Educación, parece que lo esencial es pensar, por ello educar para hacer uso de ese poderoso instrumento, órgano, que es nuestro cerebro.
De igual manera, la puesta en práctica de lo anterior hace que  lo vital en el hecho educativo es el hacer, y como éste ha sido pensado,  de manera intencional, hace que contribuya a solventar los problemas del hombre y su entorno, en comunidad.
En tal sentido,  lo menos relevante es el curriculum y la escuela, pues son solo instrumentos y mediaciones para transmitir los resultados del pensar y el hacer lo pensado, la intencionalidad educativa. Ello implica que, estos productos, curriculm y escuela,  no son necesariamente lo principal del hecho educativo, por el contrario lo principal es  detenerse a usar la razón humana por el hecho de que de esa manera somos humanos y su producto, la intencionalidad educativa lleva a la adaptación continua al entorno.
En consecuencia, la intencionalidad educativa lleva a renovar constantemente  lo que se enseña  y como se enseña para responder  a las necesidades de la comunidad. Sin embargo todo ello es irrelevante si cada persona  es educada en el producto del pensar y el hacer y no en pensar y hacer mismo Cfr. Peddiwell J.A. (1939).
Ahora bien, ¿Se puede comprender un pensar y hacer sin contexto? o como diría Ortega y Gasset sin circunstancias es evidente que ello no existe.
Por ello la pregunta de ¿cómo está nuestra educación? Se torna dramática y pertinente. En tal sentido,  en lo que va de Octubre y Noviembre el 2015, hay noticias que no aparecen en ningún medio, pero que sin embargo, existen. En el liceo Manuel Vicente Romero García de Valencia edo. Carabobo, han detonado dos bombas lacrimógenas paralizando las labores del plantel, llevando a varios muchachos y docentes a la emergencia de la ciudad hospitalaria “Enrique Tejera”Cfr. La patilla (2015). En la urb. Ricardo Urriera, un adolescente asesina a dos estudiantes en un “Matinné”. En otro liceo del Barrio Ruiz Pineda, Valencia edo. Carabobo se enfrentan estudiantes y uno de ellos saca un arma de fuego para asesinar a otro estudiante este se lanza al suelo y la bala hiere gravemente a otro el cual  está hospitalizado Cfr Perdomo, G. (2011).
De la misma manera, con la figura del profesor/a permítame dibujarlo con una experiencia educativa de Atabapo Edo. Amazonas cerca de la frontera con Brasil, en la selva amazónica: ha concluido  las elecciones municipales, un indígena que ha trabajo en la campaña  solícita empleo al alcalde: “deme un empleo ‘man’ que sea de maestro”.
Por ello, la valoración del maestro en nuestro país es poca o nula lo cual se traduce: en sueldos reducidos.  Un chofer de camioneta lo comenta “Mire profe, yo gano 5 o 6 veces más que Ud. Yo gano mensual 100.000 Bs en limpio. Un docente en Venezuela con 17 años de servicio y postgrado ganaba para el mes de Mayo del 2015 la cantidad 7.100 Bs mensual que traducido al dólar real, el no controlado es de 10,14 dólares mensuales.
En otras palabras, la situación de precariedad en los sueldos de los docentes hace que sea una carrera poco solicitada. Un ejemplo de ello, en la Universidad de Carabobo en el año 2014 se ofertó 700 cupos para educación y demanda no llegó a 400, y obvio los criterios de admisión se redujo a “si pidió entrar o no”. Todo esto lleva pensar  que la educación venezolana se perciba y se implemente como un gasto y no como inversión que eleva en nivel de vida de sus habitantes.
Ciertamente, la violencia escolar, el desprestigio de la profesión docente, los  sueldos reducidos, es decir el contexto socioeconómico es el lugar del pensar y el hacer intencional educativo. Sin embargo, el pensar y el hacer está más allá de las circunstancias y se enraíza en el mundo de vida del pueblo venezolano es ahí donde educador y educando piensan y son pensados, en ahí donde están sus prácticas fundamentales que dan sentido a pensar y hacer.
                            II.            El centro de la educación  es  el hombre popular, que se vive relación, y lo hace desde su mundo de vida.
Ahora bien, el hombre popular de escuela venezolana, es descrito como hijo en la familia popular, siguiendo la   línea de investigación del mundo popular que  ha sido desarrollada por Moreno (1995), el cual  ubica su trabajo fuera de la modernidad.
En este sentido, explicita como existe un mundo de vida distinto del moderno, en donde se genera un modo distinto de conocer, una episteme no moderna. El mundo de vida que hace posible otra manera de conocer es el mundo de vida popular.  En breve  Moreno (1995) estudia la familia popular ya que en ella se genera la episteme popular que es  un modo distinto de conocer, alterno al moderno.
Por ello, los intentos por definir el ser de los venezolanos es decir,  la identidad en la episteme popular se tranforma por vivimiento, como discurrir de la vida cotidiana. En este sentido se afirma el mundo popular como el mundo de vida del pueblo venezolano, que coexiste con el mundo de vida moderno
                         III.            Profundizar en la antropología filosófica pasó necesario para tener un currículum realmente pertinente.
Siguiendo la reflexión de Moreno A (1995) para el hombre popular venezolano vivir relación es el ejercicio originario  y básico de la vida, es la practicación fundamental del hombre popular. En cuanto practicación originaria  y básica viene a ser la practicación primera, anterior a toda práctica, en la acaece sin decisión  ninguna  el propio vivir. Esta practicación  pone las condiciones de posibilidad para todo el mundo de vida popular.
 Nuestro hombre es un práctico de la relación conviviente, un viviente-relación- conviviente. Su praxis existencial no es la producción sino la relación interhumana, unas veces pacífica-amorosa, otras conflictiva- agresiva pero siempre relación. (Moreno A. 1995: 440)
El hombre popular, que pasa por la escuela moderna, pensada y organizada desde la matriz positivista (Cfr. Bracho, J., 1995, p. 50), no cambia. De ello dan cuenta la producción del periodista Godoy F (1973) Valencia de Antaño y Hogaño, desde la vivencia de esta persona se logra captar el ambiente vital de la Valencia de la carreta, de los chistes, del mercado, de la escuela y sus alumnos  todos con datos de primera mano, puesto que pasan por la experiencia de su propia vida. Así mismo, el doctor Díaz J. (1975). Gentes y cosa de Valencia; el doctor Polo F. (1979) Valencia su perfil y su recuerdo y otros; describen las prácticas comunes realizadas por los hombres y mujeres del mundo popular, la vida cotidiana. Eso textos transpiran cotidianidad, la frescura del mundo popular de Valencia en su transitar de la primera mitad del siglo XX.
Ciertamente, los discursos de estos autores es una invitación a investigar el significado que late detrás de sus párrafos, su lenguaje comprensible para cualquier venezolano, es manifestación de su mundo de vida popular, y por otra parte estos mismos autores son productos de esa escuela moderna transida de positivismo.
Con base en la reflexión del camino metodológico propuesto por el método hermenéutico - dialéctico se precisarán las marcas – guías, que son subterráneas y emergen en la interpretación y representan el sentido de fondo de estos  textos valencianos. Ahora bien, si las marcas guían al final se revelan como clave de sentido entonces pasan a ser significados (Cfr Pérez, M. 2010 p. 26).
Como resultado del camino metodológico se llevará a desvelar el significado, que por constituirse desde lo cultural-comunitario no puede ser controlado por los sujeto que los han escrito, entonces el mismo será ineludible para elaborar una antropología relacional propia del hombre popular venezolano.
En otras palabras, se trata de sacar de hacer emerger del discurso  lo evidente y lo no tanto, de esta manera ir develando aquello sin lo cual los textos a analizar no pudieron ser escrito. Ello permite ir la interpretación de los textos y de la vida que los produce para arribar al fundamento antropológico.
Por ello finalmente, sobre la base de la posición antropológica del hombre popular venezolano,  se puede afirmar que la escuela no moderniza a los sujetos populares,  pues su mundo de vida lo capacita para vivir en una sociedad moderna, sin dejar de vivirse relación y ello se pone de manifiesta en la literatura antes citada entre otros. En fin es una invitación: traspasar la modernidad es meterse adentro de la propia “cultura” es decir, superar la modernidad relativizándola como un mundo de vida particular y no término o meta de la humanidad.





REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS


Bracho, J., (1995) El positivismo y la enseñanza de la historia en Venezuela. Fondo Editorial Tropykos. Caracas
Díaz F. (1975) Gentes y cosa de Valencia. Edición del ejecutivo del Estado Carabobo, Dirección de Educación y Cultura.
Godoy F. J. (1973) Valencia de Antaño y Hogaño. Colección Cabriales, Valencia
Moreno A. (1995), El aro y la Trama, episteme, modernidad y Pueblo. Centro de investigaciones Populares, Caracas
Mujica G. (1989a) Desde el Solar Valenciano II. Valencia, Ed. del Rectorado
Mujica G. (1989b) Desde el Solar Valenciano. Valencia, Ed. del Rectorado. Segunda edición
Peddiwell J.A. (1939).[Página Web en línea] disponible http://curriculodoctoral.blogspot.com  [Consulta: 2015, Diciembre 09]
Perdomo, G. (2011). Violencia en las escuelas, Publicaciones UCAB 
Pérez, M. 2010 Vida cotidiana y familia popular venezolana. Caracas, Coedición UCV y CIP. Primera edición.
Polo F. (1979) Valencia su perfil y su recuerdo. Edición del Consejo Municipal  del Distrito Valencia.
La patilla (2015) [Página Web en línea] disponible  http://www.lapatilla.com [Consulta: 2015, Diciembre 09]


Comentarios

Entradas populares de este blog

TEORÍAS Y FUNDAMENTOS DEL CURRÍCULO. GENERALIDADES.

EL CURRÍCULO EDUCATIVO Y LAS TENDENCIAS CURRICULARES

DISEÑO CURRICULAR DEL SISTEMA EDUCATIVO BOLIVARIANO