ETAPAS, ENFOQUES Y MÉTODOS DE LA EDUCACIÓN COMPARADA



Métodos de investigación de la educación comparada de Reina Sequera

La Educación Comparada ha tenido una interesante evolución, la cual, de acuerdo a lo mostrado en la presentación inicia con la narrativa de experiencias y hechos evidenciados por viajeros en otros países, en proceso de observación asistemáticos pero de gran significado, que podrían atribuirse como el génesis de la misma (siglo XVIII). A partir de ese momento se comienza de la mano de Jullien de Paris a impulsar la visión científica de este proceso narrativo, promoviendo la sistematicidad del mismo en vía de darle estructura a lo que hoy se conoce como Método Comparado (siglo XVIII al XIX). Del siglo XIX en adelante la Educación Comparada comienza a tomar forma al punto tal de que comienzan a dictarse cursos sobre ésta, profundizándose en los procesos de sistematización del método, dando paso al enfoque comparativo-predictivo (Roselló), convirtiéndose en una rama de la ciencia. Vale destacar, que esta etapa llamada Científica se caracteriza por el sentido nacionalista de la Educación Comparada, hecho que para inicios de siglo XXI (etapa postmoderna) comienza a desmoronarse con la prevalencia de los conceptos de postmodernismo y globalización. Esto conlleva a una crisis del Estado-Nación que se tambalea ante la visión de Ciudadanía Mundial (UNESCO) en la cual se trasciende las fronteras hacia la consideración de un contexto más amplio (mundo) en el cual la internacionalización se fortalece.

Fundamentalmente, los estudios comparativos dan cuenta de una realidad específica en diferentes partes del mundo a selección del o los comparatistas, los cuales con sus estudios procuran profundizar en las mismas con el fin último de transformarlas, pero a partir del pleno conocimiento y comprensión profunda de los fenómenos educativos. No obstante, es oportuno reflexionar sobre el Método Comparado presentado, ya que el mismo parece atender más a la tradición positivista que como ya sabemos es de carácter lineal y parcelario, en este sentido, conviene indagar con mayor profundidad sobre la metodología comparativa, en tanto que sabemos que el estudio de la dinámica y cambiante realidad actual no debería ser abordada mediante metodologías científicas segmentarias, que si bien en algún momento dieron respuesta, no es el caso en una actualidad impregnada de incertidumbre y complejidad que se dinamiza en el marco de la sociedad del conocimiento y la información.

Comentarios

  1. En relación a la reflexión sobre el Método Comparativo, parece atender más a la tradición positivista ya que es de carácter lineal y parcelario; la misma apreciación la tuvo mi persona, pero al estudiar a los pioneros de la educación comparada me di cuenta que no es así, ya que Michael Sandler en su obra publicada en 1900 lo patentiza, donde Benavet (1968) sintetiza el método de este autor al manifestar al respecto “En resumen, el método <> desborda los límites de la comunidad escolar y abarca la totalidad de un sistema nacional con todas su implicaciones.” Por lo cual se interpreta una consciencia de la complejidad de la problemática educacional de los diferentes países al estudiarlos; y no es que se hable en ese contexto de interdisciplinariedad sino que la investigación del fenómeno educativo se aborda desde esta perspectiva, buscando el estudio en la totalidad del hecho y quehacer de la praxis pedagógica en su currículo, evidenciando las diferencias y semejanzas entre las naciones cotejadas. Y al estudiar a Isaac Kandel también citado por el mismo Benavet señalando: “En otras palabras, el estudio comparado exige ante todo una apreciación de las fuerzas culturales, espirituales, impalpables e intangibles, que fundamentan un sistema educacional; los factores y las fuerzas exteriores a la escuela importan aún más que las que están dentro de ella.” Donde se hace evidente una ruptura con la epistemología positivista.

    ResponderEliminar
  2. Muy buena presentación Reina, un producto propio y bien planteado. Desde mi perspectiva, considero que existen complementariedades, es decir, por ejemplo condenar el conductualismo o decir que es 100% negativo sería falacia. Lógicamente, han habido posturas positivistas con una visión muy rígida, pero no se puede negar sus aportes a un o diferentes métodos. De allí que la fisura entre la rigurosidad en la investigación así como la hermenéutica muchas veces puede ser imperceptible. En mi opinión, se pueden complementar dentro de su propia complejidad.

    ResponderEliminar
  3. Agradecida por tu valioso aporte, Reina.
    Entiendo que inicialmente la visión estrecha e insuficiente del positivismo diera paso a plantear una transformación de la ciencia con apertura a nuevos paradigmas, abriendo el campo de lo cualitativo, al que no se permite acceder desde el paradigma cartesiano. Sin embargo, aunque se negara lo explícito de la subjetividad del investigador, ésta siempre ha estado presente, en la práctica, al igual que lo cuantitativo también atraviesa la subjetividad. Es por esto que concuerdo con la profesora Thairy, en que una división absoluta entre ambas posturas atenta contra la veracidad. Si bien cada una tiene distintas finalidades, sus resultados y observaciones deberían ser analizados a la luz de los acontecimientos reales, extendiendo puentes de conexión con la totalidad, especialmente si se trata de comparar realidades diversas, propio de la educación comparada, como refiere Gustavo Torres.

    Al respecto, Martínez, M. (2016) destaca la importancia de lo cualitativo para abordar acertadamente la condición humana como propuesta de veracidad que permite identificar la naturaleza profunda de la realidad dando una visión coherente y lógica del todo y sus partes. Sus explicaciones aclaran que los estudios cuantitativos abordan un pedacito de esa totalidad y que solo lo cualitativo es capaz de tener visiones de mayor amplitud que incluso engloben lo cuantificable. Pero en la práctica pareciera que esto no se ha entendido así y las divisiones continúan en el arraigo del pensamiento parcelado por la herencia cartesiana, mientras surgen nuevos métodos de mayores amplitudes, como los de la Complejidad, la Complementaridad y el Paradigma Integral Holónico, que busca la inclusión de todos los paradigmas existentes y de los nuevos que puedan surgir.

    Cordiales saludos.

    ResponderEliminar
  4. Indudablemente que la Educación Comparada tiene un espectro de acción muy amplio y antiguo, aunque se haya conformado, como la mayoría de las Ciencias Sociales, entre los siglos XVIII y XIX. Recordemos que el Método Comparativo en principio se utilizó el correspondiente a la biología, el derecho o la literatura comparada, cuyas características son muy generales, al extremo de poder aplicarse prácticamente a cualquier campo de la educación entre diferentes países, o aún dentro de un mismo país o región. Sin embargo, a medida que se ha evolucionado los criterios cambian ajustándose a los nuevos paradigmas científicos, como lo evidencian Reina, la profesora Thairy y María del Carmen.
    Quisiera aportar que en Venezuela esta temática se ha organizado a través de la Sociedad Venezolana de Educación Comparada creada en el año 2000, la cual fue reconocida en el año 2014 por la UNESCO. En esa instancia, se asume el enfoque socio-crítico, extendido a la región de América Latina y el Caribe, con la finalidad de afianzar los convenios de cooperación regionales, por una parte, así como también se busca investigar las tendencias de los sistemas educativos vecinos, particularmente comparados con los venezolanos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

TEORÍAS Y FUNDAMENTOS DEL CURRÍCULO. GENERALIDADES.

EL CURRÍCULO EDUCATIVO Y LAS TENDENCIAS CURRICULARES

DISEÑO CURRICULAR DEL SISTEMA EDUCATIVO BOLIVARIANO