Una nueva reseña Referativa:
Antropología del Cerebro: La conciencia y los sistemas simbólicos. (2007). Roger Bartra. México: FCE.
Este libro sirve de complemento al referido anteriormente sobre la conciencia viviente de José Luís Díaz. Acá el autor toma en cuenta la identidad como una condición que suele ser vista como un enjambre de símbolos y procesos culturales que giran en torno de la definición de un yo, un ego que se expresa primordialmente como un hecho individual, pero que adquiere dimensiones colectivas muy variadas: identidades étnicas, sociales, religiosas, nacionales, sexuales entre otras, desde esta perspectiva la principal identidad del cerebro es la conciencia.
Lock expresa que "el hecho de tener conciencia es algo inseparable del pensamiento", en tal sentido, se puede expresar que la conciencia es la apropiación de las cosas y actos que involucran al yo, relacionados con la identidad y que se refleja en la actuación, de aquí su importancia en la Educación.
De tal manera que, la conciencia puede entenderse como una serie de actos humanos individuales en el contexto de un foro social y que implican una relación de reconocimiento y apropiación de hechos e ideas de las cuales el yo es responsable. Al respecto las raíces etimológicas de la palabra conciencia se refiere a conocer con otros, es decir, se trata de un conocimiento compartido socialmente, según Bartra "es el proceso de ser conscientes" (p. 13).
Es importante destacar que, desde el tercer milenio hasta el siglo XX, el cerebro sigue manteniendo oculto el secreto del pensamiento y de la conciencia de acuerdo con la concepción de varios científicos, en tal sentido, se cree que la conciencia es una parte física del cerebro y que puede estar vinculada al sistema nervioso central y no como algo abstracto.
Bartra supone que que la conciencia surge de la adaptación del cerebro en cuanto al sufrimiento, y este crea una membrana protectora que es donde se aloja la conciencia, la cual permite sobrevivir en el ámbito social y cultural, y además funciona como parte de los circuitos neuronales. En este sentido, la funcionalidad del circuito cerebral (interno) necesita de un complemento externo que es de índole cultural y esta sensibilidad es parte de la conciencia.
Además hace referencia a la plasticidad cerebral, la cual está relacionada con los procesos de génesis y desarrollo de circuitos que no están determinados genéticamente en forma directa. En tal sentido, hay genes que no están permanentemente apagados o encendidos, sino que se activan o desactivan de acuerdo a la experiencia, provocando cambios en el cerebro por el medio ambiente social.
Roger Bartra (México, 1942), antropólogo, sociólogo, escritor y ensayista, se doctoró en París, es investigador emérito de la Universidad Nacional de México y ha sido profesor en importantes universidades de Europa, América Latina y Estados Unidos.



Comentarios

  1. Compañeros un cordial saludo.
    Este es un gran libro, espero les ayude a comprender cómo se da el proceso de la conciencia. En la medida en que seamos conscientes y tengamos conocimiento de la realidad educativa, en esa medida se podrá avanzar hacia una educación de calidad.
    Éxitos.

    ResponderEliminar
  2. Excelente Dioscar! Creo que el abordaje de este tema es necesario para avanzar en la transformación educativa que reclama la sociedad de hoy. Un elemento a tomar como referencia en toda investigación. Una buena base para comprender los niveles de consciencia en los que se asumen unos u otros paradigmas. Y definitivamente, la consciencia como tal es un campo del conocimiento que requiere ser estudiado en profundidad, valorado y comprendido como centro de información más alla del cerebro, como puerta de las inteligencias sutiles. Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

TEORÍAS Y FUNDAMENTOS DEL CURRÍCULO. GENERALIDADES.

EL CURRÍCULO EDUCATIVO Y LAS TENDENCIAS CURRICULARES

DISEÑO CURRICULAR DEL SISTEMA EDUCATIVO BOLIVARIANO